VIVIENDAS DE JEREZ, ZACATECAS SON UTILIZADAS COMO CUARTELES POR EL CRIMEN ORGANIZADO

Viviendas de las comunidades de Jerez en Zacatecas no solo se encuentran abandonadas, se han convertido en cuarteles de combate utilizadas por la delincuencia organizada.

Algunas están marcadas con tinta, otras por las balas de los enfrentamientos, es la zona cero de la guerra entre los dos grupos delictivos con mayor fuerza en México.

“Aquí en esta casa nosotros sabíamos que habría gente” ¿De aquel lado estarían los del Cártel de Sinaloa y de este lado estarían los del Cártel Jalisco (Nueva Generación), cierto? “Si, y nosotros estamos en medio”, expresó un habitante de la comunidad.

La comunidad de Sarabia es una zona de guerra entre el Cartel Jalisco Nueva Generación y el Cártel de Sinaloa, este lugar es donde se da el mayor número de enfrentamientos entre estos dos grupos de la delincuencia organizada.

Las casas son utilizadas constantemente como un cuartel de guerra y cambia de bando entre los dos grupos porque desde aquí se divisan todos los caminos rurales que son utilizados constantemente para el trasiego de enervantes en cantidades industriales.

«Por la altura de la casa es, pues es muy estratégico porque pueden mirar a diferentes lados, pueden mirar hacia atrás, hacia enfrente, tiene mirador hacia todos lados, entonces creo que aquí por eso han estado en esta casa y se ha mirado que la han dejado destruida», expresó otro habitante.

La historia de cómo llegaron los grupos delictivos se repite en todas las comunidades afectadas; las autoridades sabían del problema, pero lo dejaron crecer.

“Pues llegaron como gente de gobierno y se miraba uno como soldados, algunos decían adiós, al rato pues andan haciendo rondín, pasaron para acá, pasaron para allá” ¿Venían disfrazados de soldados? “Si, pues si” ¿Y ustedes pensaron que eran soldados? “Pues que eran gente de gobierno”.

Ante el abandono del gobierno comenzaron las agresiones, los habitantes denuncian que decenas de campesinos -hombres jóvenes en su mayoría-, fueron desapareciendo, forman parte de las cifras desconocidas por las autoridades porque el miedo evitó la denuncia.

“Al principio empezaron a llegar y a agarrar gente a levantar gente y llevársela, chavalos que se los llevaron, nunca regresaron, no sabemos que pasó, si les quitaron la vida o los traen trabajando con ellos, realmente levantaron muchos chavalos de todos los ranchos y eso es lo que hicieron con toda esa gente”, expresó otro habitante.

Al final llegaron los saqueos generalizados y las amenazas directas, por eso huyeron masivamente y dejaron todo en el abandono.

Los habitantes afectados coinciden que se necesita una vigilancia permanente en la región, porque en cualquier momento que los dejen solos puede ocurrir una tragedia.

Al igual que Sarabia, al menos 18 comunidades de Jerez se encuentran abandonadas, la situación se repite en Valparaíso, Fresnillo y Monte Escobedo.