VEN MOMIAS DE GUANAJUATO EN RIESGO; MÁS DE 117 CUERPOS SE ENCONTRARON CON DETERIORO

Aunque el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha recomendado la no utilización de las Momias de Guanajuato como objetos de distracción y entretenimiento, el alcalde de Guanajuato, Alejandro Navarro, ha insistido en obtener recursos de estos cuerpos áridos.

Así lo admitió David Jiménez Guillén, director del Centro INAH Guanajuato. “Son más de 117 cuerpos –que se encontraron con deterioro– y que han sido objeto de distintas intervenciones de menor a mayor grado”.

Aunado a esto, dijo que los cadáveres áridos deben permanecer en el museo, en las vitrinas o en bóvedas, ni siquiera deben de ser expuestos en los túneles de la calle subterránea de la capital del Estado, como pretende el gobierno municipal para el Festival de Día de Muertos, aseveró Jiménez Guillén.

La recomendación que siempre hemos hecho en el INAH es que no se muevan, que no se estén trasladando, (y) que una vez que se decida en dónde van a ser exhibidas ahí se queden, ésa es la recomendación que han hecho los antropólogos físicos”, detalló.

Las declaraciones llegan un mes después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó al titular del INAH, Diego Prieto, para que revise el tema, luego de que las autoridades municipales, que encabeza Alejandro Navarro, anunciaran la creación de un nuevo museo.

Dicho recinto que llevaría por nombre el Museo de las Momias (Mumo), fue definido como ‘Burdel de momias’ por la promotora cultural Paloma Robles, quien ha denunciado la explotación de los cuerpos áridos desde mayo de 2020.

Recientemente Navarro Saldaña anunció que el Mumo tendría un costo cercano a 107.8 mdp.

OBSERVAN DAÑO

El titular del INAH Guanajuato reiteró que el constante movimiento de los cuerpos áridos provocará su pulverización, lo cual no ha sido atendido.

E insistió en que la recomendación es “que no las mueva, que no las exhiba”, pero admitió que se han identificado huellas de deterioro en las momias, por lo que éstas podrían perderse para siempre.

Y es que sus traslados obligados por las autoridades municipales han propiciado falta de mantenimiento, ya que los cuerpos no permanecen en la temperatura y la humedad que el INAH exige.

Además, aseveró que el gobierno local, el Museo de las Momias y el INAH firmaron un convenio para revisar la conservación de los restos áridos, y para asesorar y aconsejar sobre su manejo.

Por lo que “se ha estado orientando sobre el cuidado a estos bienes culturales que son patrimonio del municipio, y el tratamiento que se debe dar para su conservación”.

Cabe señalar que hasta el momento no se ha manifestado sobre el tema el titular del INAH.