TRES LÍDERES DE LA UE VIAJAN A KIEV PARA REUNIRSE Y EXPRESAR SU APOYO A ZELENSKY

Los primeros ministros polaco, checo y esloveno se reunieron ayer en Kiev con el presidente de Ucrania, Volodymir Zelensky, en la primera visita de líderes extranjeros a la capital ucrania, asediada desde la invasión de Rusia.

Los jefes de gobierno, quienes llegaron en tren, se sentaron en torno a una mesa con su homólogo ucranio, Denis Shmyhal, y Zelensky.

“Están bombardeando por todas partes. No sólo en Kiev, sino también en las zonas occidentales”, les informó Zelensky, según un video publicado en su cuenta de Telegram.

Más tarde el mandatario ucranio divulgó un video con los jefes de gobierno visitantes en lo que definió como “un poderoso testimonio de apoyo”, y puso en duda la nacionalidad u origen de hombres que combaten con las tropas rusas, al señalar que “hablan un idioma que no entendemos. Es decir, o son de Siria, o se los están sacando de otro lado”.

“Debemos detener esta tragedia que se desarrolla en el este lo antes posible. Por eso, junto con el viceprimer ministro (polaco) Jaroslaw Kaczynski, y los primeros ministros Petr Fiala (checo) y Janez Jansa (esloveno), estamos en Kiev”, escribió por su parte el jefe de gobierno polaco, Mateusz Morawiecki, en Facebook.

El objetivo de la visita es “reafirmar el apoyo inequívoco de la Unión Europea (UE) a Ucrania”, agregó.

Shmyhal confirmó anteriormente la llegada de los primeros ministros en un mensaje en Twitter, saludando “el valor de los verdaderos amigos de Ucrania”.

La visita se produjo mientras Rusia mantenía sus bombardeos en toda Ucrania, incluida Kiev, que casi ha sido rodeada por las tropas de Moscú, y mientras se realizan conversaciones de paz en un intento de poner fin a la guerra de casi tres semanas.

En el encuentro, Polonia pidió una “misión de paz” de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), “protegida por las fuerzas armadas”, para ayudar a Ucrania, declaró ayer por la noche en Kiev Jaroslaw Kaczynski.

“Esta misión no puede ser desarmada. Debe tratar de suministrar ayuda humanitaria y pacífica a Ucrania”, declaró Kaczynski, citado por la agencia de prensa PAP.

Los líderes de la Unión Europea fueron “informados” del viaje de los tres países centroeuropeos, pero no lo refrendaron.

Según funcionarios, Bruselas se distanció de la iniciativa polaca y la UE afirmó que el viaje de los tres países se hizo “sin ningún mandato del Consejo Europeo”.

Un funcionario de la UE que habló bajo anonimato sostuvo que tras una cumbre en Versalles la semana pasada, se le informó al Consejo de Europa de la misión potencial, pero “no hubo conclusiones ni mandato del Consejo Europeo” para la iniciativa.

Otro funcionario de la UE, que habló bajo anonimato debido a lo delicado del tema, aseguró que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, “señaló riesgos de seguridad” del plan.

Los tres países centroeuropeos, antiguas naciones comunistas que ahora pertenecen a la UE y la OTAN, podrían ser atacados fortuita o deliberadamente en la zona de guerra, lo cual podría suponer una escalada internacional en el conflicto de consecuencias imprevisibles para Europa, ya que el tratado de la Alianza Atlántica al que pertenecen los tres países, contempla que en caso de ataque contra uno de los aliados, todos los demás deben responder.

En paralelo, Occidente continúa endureciendo las sanciones contra Rusia, con una cuarta serie de medidas de la UE, que incluye bloqueos para el acceso a bienes de lujo y a las instituciones financieras internacionales.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, y su esposa, por corrupción y vulneración de los derechos humanos.

El Parlamento de Eslovaquia autorizó el despliegue de tropas de la OTAN en el país, indicó el ministro de Defensa, Jaroslav Nad, mientras en Noruega comenzaron los ejercicios militares de Cold Response, una maniobra conjunta de distintos países de la Alianza Atlántica.