TIGRES DEJA IR EL TRIUNFO ANTE CRUZ AZUL

El conjunto de los Tigres dejaron escapar el triunfo ante el Cruz Azul en el Estadio Universitario, los felinos estuvieron cerca de llevarse los tres puntos, pero los capitalinos no bajaron los brazos y al final del encuentro marcaron el gol del empate para dejar el marcador 2-2.

El primer tanto felino fue una muestra de juego colectivo a campo abierto apenas al minuto 10. André-Pierre Gignac terminó empujando en el área chica una jugada que arrancó desde campo propio, prácticamente en los linderos del área felina.

El equipo universitario trasladó el balón desde un terreno lleno de contrarios, y un cambio de juego permitió que el francés se incorporara al área para que el francés cerrara la pinza de forma letal de cara al arco.

El 2-0 llegó al minuto 30. Cruz Azul falló en la salida ante la presión felina, y Quiñones recuperó por banda izquierda. Sería Juan Pablo Vigón quien entró de sorpresa para aprovechar un resbalón del celeste Pablo Aguilar, y así rematar con contundencia la diagonal rasante del colombiano. Ante el gol, la afición universitaria coreó el nombre de Vigón en el estadio.

Sin embargo, antes del descanso la Máquina se levantó para tener esperanza en el segundo lapso. Fue justo al 48 que el recién incorporado Luis Alfonso Abram concretó de cabeza un tiro de esquina con el balón al fondo de las redes, tras una mala salida del portero Nahuel Guzmán. El 2-1 al descanso daba esperanza azul.

El duelo para la segunda mitad se convirtió en un encuentro sin miedo, de ida y vuelta sin que ningún equipo se impusiera al otro, pero con gran dinámica. Sin embargo, aunque Cruz Azul fue mejor y dominó el duelo, Tigres tuvo varias oportunidades para rematar el 3-1 definitivo, pero no tuvo la contundencia del primer lapso.

Guido Rodríguez tuvo un balón de cara al arco con el portero Corona vencido y la mandó por un lado, e inclusive el mismo Gignac tuvo la oportunidad de controlar un balón muerto en el área chica y disparar en los últimos minutos, pero prefirió lanzarse de tijera en el área sin marca alguna que le impidiera concretar y la regaló al arquero. Sería en este ir y venir, que la Máquina tuvo su merecido empate al 92.

Un balón que parecía no tendría gran oportunidad fue rescatado por el juvenil Santiago Giménez, quien aguantó lo más que pudo dentro del área para encarar a la defensa tigre y en el momento precisó asistir con gran precisión a José Ignacio Rivero, quien de cara al arco definió sin problemas el tanto del empate definitivo.