24 de junio de 2024
País / Mundo

RUSIA ELIGE PRESIDENTE: ¿HAY DEMOCRACIA EN EL PAÍS? ¿CÓMO FUNCIONA?

En Rusia ya está en marcha la elección presidencial que muy probablemente prolongará el Gobierno de Vladimir Putin hasta al menos 2030.

La gran mayoría de los votos se emitirán durante tres días a partir del 15 de marzo, aunque la votación anticipada y por correo comenzó antes, incluso en las zonas ocupadas de Ucrania, donde las fuerzas rusas están intentando ejercer su autoridad.

Pero esta no es una elección normal: el comicio consistirá esencialmente en marcar casillas constitucionales sin ninguna perspectiva de sacar a Putin del poder.

El dominio del actual presidente sobre el sistema electoral ruso se reforzó a medida que se acercaban las elecciones. Al único candidato pacifista del país se le ha prohibido presentarse como candidato, y Alexey Navalny, el líder de la oposición envenenado y encarcelado que era la voz anti-Putin más destacada en Rusia, murió en circunstancias extrañas a mediados de febrero.

¿Cuánto tiempo lleva Putin en el poder y hasta cuándo podría extender su mandato?

En 2021, Putin promulgó una ley que lo habilitó para postularse para dos mandatos presidenciales más —de seis años cada uno—, lo que podría extender su mandato hasta 2036, después de que un referéndum el año anterior le permitiera reiniciar el reloj de los límites de su mandato.

Esta elección marcará el inicio del primero de esos dos mandatos adicionales.

Básicamente, ha sido el jefe de Estado del país durante todo el siglo XXI, reescribiendo las reglas y convenciones del sistema político ruso en pos de ampliar sus poderes.

Eso ya lo convierte en el gobernante con más años al frente del poder en Rusia desde Joseph Stalin, durante la Unión Soviética.

Las maniobras de Putin por mantener el control del Kremlin incluyeron una enmienda constitucional en 2008 que amplió los mandatos presidenciales de cuatro a seis años, y un intercambio temporal de puestos con su entonces primer ministro, Dmitry Medvedev, el mismo año, que precedió a un rápido regreso a la presidencia en 2012.

¿Cuándo y dónde se llevan a cabo las elecciones?

La votación se lleva a cabo desde el viernes 15 de marzo hasta el domingo 17 de marzo; es la primera elección presidencial rusa que tendrá lugar a lo largo de tres días.

Tres semanas después de eso, está prevista una segunda ronda de votación en caso de que ningún candidato obtenga más de la mitad de los votos, aunque sería una gran sorpresa si fuera necesario.

En esta oportunidad, los rusos solo eligen el cargo de presidente. Las próximas elecciones legislativas, que forman la Duma, están previstas para 2026.

La votación anticipada comenzó en zonas de difícil acceso desde la última semana de febrero, y aproximadamente 70.000 personas están habilitadas para votar en zonas remotas del Distrito Federal del Lejano Oriente de Rusia, según la agencia estatal de noticias TASS. La región representa más de un tercio del territorio total de Rusia, pero solo tiene alrededor del 5% de su población.

Antes del viernes ya había comenzado la votación anticipada también en Zaporiyia, una de las cuatro regiones ucranianas que Rusia dijo que anexionaría en septiembre de 2022 en violación del derecho internacional, dijo TASS.

Rusia ya ha celebrado votaciones y referendos regionales en esos territorios ocupados, una acción cuestionada por la comunidad internacional y tildada de farsa, pero que el Kremlin considera fundamental para su campaña de rusificación.

¿Quién compite contra Putin en estos comicios?

Los candidatos a las elecciones en Rusia son estrechamente controlados por la Comisión Electoral Central (CEC), lo que permite a Putin competir con un campo favorable y reduce las posibilidades de que un candidato de la oposición gane impulso.

Lo mismo ocurre de cara a esta elección. «Cada candidato presenta ideologías y políticas internas yuxtapuestas, pero colectivamente alimentan el objetivo de Putin de reforzar su control sobre Rusia durante su próximo mandato presidencial», escribió Callum Fraser del grupo de expertos Royal United Services Institute (RUSI) .

Nikolay Kharitonov será candidato en representación del Partido Comunista, al que se le ha permitido presentar un candidato en cada elección desde el año 2000, pero que no ha logrado obtener ni una quinta parte de los votos en ninguna elección desde entonces.

También se postulan otros dos políticos de la Duma, Leonid Slutsky y Vladislav Davankov. Davankov es vicepresidente de la Duma, la cámara baja del parlamento ruso, mientras que Slutsky representa al Partido Liberal Democrático de Rusia, el partido anteriormente dirigido por el agitador ultranacionalista Vladimir Zhirinovsky, quien murió en 2022. Todos ellos son considerados candidatos pro-Kremlin.

En rigor, no hay en la contienda ningún candidato que se oponga a la guerra de Putin en Ucrania. Boris Nadezhdin, la única figura pacifista en la elección, fue vedado de la elección por la CEC a principios de febrero después de que el organismo afirmara que no había recibido suficientes firmas legítimas que respaldaran su candidatura.

En diciembre, otra candidata independiente que había hablado abiertamente contra la guerra en Ucrania, Yekaterina Duntsova, fue rechazada por la CEC, citando presuntos errores en los documentos de registro de su grupo de campaña. Más tarde, Duntsova pidió a la gente que apoyara la candidatura de Nadezhdin.

A principios de febrero, el activista de la oposición Leonid Volkov desestimó las elecciones como un «circo» en redes sociales, diciendo que estaban destinadas a ratificar el abrumador apoyo masivo de Putin. «Es necesario comprender lo que significan las ‘elecciones’ de marzo para Putin. Son un esfuerzo propagandístico para difundir la desesperanza» entre el electorado, afirmó Volkov.

¿Son justas las elecciones?

Las elecciones en Rusia no son libres ni justas y servirán esencialmente como una formalidad para extender el mandato de Putin en el poder, según organismos y observadores independientes tanto dentro como fuera del país.

Las exitosas campañas de Putin han sido en parte el resultado de «un trato preferencial en los medios, numerosos abusos en el cargo e irregularidades procesales durante el conteo de votos», según Freedom House, un organismo de vigilancia de la democracia global.

Fuera de los ciclos electorales, la maquinaria de propaganda del Kremlin apunta a los votantes con material ocasionalmente histérico a favor de Putin, y muchos sitios web de noticias con sede fuera de Rusia fueron prohibidos tras la invasión de Ucrania, aunque los votantes más jóvenes y conocedores de la tecnología están acostumbrados a usar VPN para acceder a ellos.

Las protestas también están estrictamente restringidas, lo que hace que la expresión pública de oposición sea un hecho peligroso y excepcional.

Luego, cuando se acercan las elecciones, es casi inevitable que los verdaderos candidatos de la oposición vean retiradas sus candidaturas o se les impida postularse para un cargo, como descubrieron Nadezhdin y Duntsova durante este ciclo.

«Los políticos y activistas de la oposición son frecuentemente objeto de casos penales inventados y otras formas de acoso administrativo diseñadas para impedir su participación en el proceso político», señaló Freedom House en su informe global más reciente.

¿Apoyan los rusos a Putin?

Medir la verdadera opinión popular es muy difícil en Rusia, donde los pocos think tanks independientes operan bajo estricta vigilancia y donde, incluso aunque una encuesta sea legítima, muchos rusos temen criticar al Kremlin.

Pero Putin sin duda ha cosechado los frutos de un panorama político dramáticamente inclinado a su favor. El Centro Levada, una organización encuestadora no gubernamental, informa que el índice de aprobación de Putin es superior al 80%, una cifra sorprendente y prácticamente única entre los políticos occidentales, y que representa un aumento sustancial de sus índices con relación a los años previos a la invasión de Ucrania.

La guerra le aportó a Putin un mensaje nacionalista en torno al cual movilizar a los rusos, e incluso cuando la campaña militar fue vacilante en el transcurso de 2023, la guerra mantuvo un apoyo generalizado.

La seguridad nacional es una prioridad para los rusos en el contexto electoral. Los ataques ucranianos a las regiones fronterizas rusas han hecho que la guerra parezca cercana para muchas personas dentro del país, pero el apoyo a la invasión –eufemísticamente denominada «operación militar especial»– sigue siendo alto.

El Centro Levada determinó a finales de 2023 que «el aumento de la inflación y el aumento de los precios de los alimentos pueden tener un impacto duradero en el estado de ánimo de los rusos», con un aumento de los rusos que deben recortar sus gastos.

Pero eso no quiere decir que los rusos esperen que las elecciones cambien la dirección en la que va el país. Putin se beneficia enormemente de la apatía. Hasta el momento, de hecho, los rusos nunca han sido testigos de una transferencia democrática del poder entre partidos políticos rivales, y las expresiones de ira contra el Kremlin son lo suficientemente excepcionales como para mantener a gran parte de la población desconectada de la política.

El exredactor de discursos de Putin Abbas Gallyamov dijo a CNN en febrero que el descontento contra el presidente está aumentando en Rusia. Gallyamov dijo que Putin está intentando eliminar de la sociedad a los líderes de la oposición para al menos garantizar que ese descontento siga siendo «desestructurado», «desorganizado» y «sin líderes».

Matehuala
Current weather
Humidity-
Wind direction-
Pressure-
Cloudiness-
-
-
Forecast
Rain chance-
-
-
Forecast
Rain chance-
-
-
Forecast
Rain chance-
-
-
Forecast
Rain chance-