PRIMER TROPEZÓN DE MESSI

Por primera vez en su aventura francesa, el astro argentino Lionel Messi probó el sabor amargo de la derrota con su nuevo equipo.

Goles justo antes del descanso y después de la reanudación le dieron ayer al Rennes la victoria de 2-0 ante el París Saint-Germain, propinándole así a los líderes de la Liga francesa su primer descalabro de la temporada.

Gaetan Laborde adelantó al Rennes previo al final del primer tiempo durante un trámite de dominio del PSG, con Messi estrellando un tiro libre en el poste a los 31 minutos.

Laborde asistió en el segundo tanto, obra del volante Flavien Tait, a los 46.

“Hemos hecho una gran entrega en lo físico y supimos castigarles en cada una de nuestras llegadas”, dijo Tait, anotador del segundo tanto local.

El PSG había encadenado victorias en sus primeros ocho partidos, pero requirió de la suerte en algunos y de goles agónicos para ganarle a Lyon y Metz.

Rennes había sido una plaza complicada en las últimas temporadas para el equipo parisino, y ayer volvió a serlo por diversos motivos.

Debido a fuertes vientos y lluvia en París, el PSG no pudo viajar por vía aérea, por lo que la noche del sábado debió trasladarse por vía terrestre a la sede del encuentro.

El diario deportivo L’Equipe informó que Kylian Mbappé, Achraf Hakimi, Keylor Navas y Neymar manejaron sus propios autos rumbo a Rennes.

Messi, quien venía de firmar su primer gol como jugador del PSG en la Champions League el martes, estuvo cerca de abrir el marcador en los primeros compases.

Aunque sigue esperando por su primer gol doméstico con el PSG, el astro argentino habilitó a Mbappé al promediar la primera parte – pero el jugador francés definió mal – y también generó una buena ocasión que fue desperdiciada por Neymar.

“¿Qué nos ha faltado? Anotar. Para ganar, hay que anotar goles», dijo el técnico del PSG Mauricio Pochettino.