OTORGAN EL PRITZKER AL BURKINÉS FRANCIS KÉRÉ

El burkinés Diébédo Francis Kéré, elogiado por sus construcciones “sostenibles” al servicio de las comunidades, fue galardonado ayer con el Pritzker 2022, convirtiéndose en el primer africano que obtiene la más alta distinción de la arquitectura.

Conocido por sus construcciones de escuelas, centros de salud, viviendas, edificios cívicos y espacios públicos a lo largo de África, Francis Kéré, como es conocido profesionalmente, es tanto “un arquitecto como un servidor”, dijo en un comunicado Tom Pritzker, presidente de la Hyatt Foundation, que patrocina el evento.

De 56 años con doble nacionalidad de Burkina Faso y Alemania, donde realizó buena parte de su formación, la arquitectura de Kéré “mejora las vidas y experiencias de innumerables ciudadanos en una región del mundo a veces olvidada”, explica la fundación que otorga este Nobel de la arquitectura.

“Nunca en mis sueños más fantasiosos, pensé que este trabajo que hago como servicio a mi pueblo (…) me llevaría a la fundación

“Pritzker, por lo que me siento el hombre más feliz de la tierra”, dijo Kéré en su estudio de Berlín, poco después del anuncio del galardón.

“Estoy totalmente convencido de que todo el mundo merece calidad, independientemente de que seas pobre o rico. Y ésta siempre ha sido mi idea: cómo puedo crear comodidad para los pobres”, dijo antes de agregar que “es parte de mi ADN”.

La narrativa que proporciona la arquitectura de Kéré “puede ser una fuente de felicidad y alegría continua y duradera”, aseguró el jurado que eligió el trabajo de este arquitecto, que pudo ir a la escuela porque era primogénito del líder de la comunidad de la provincia de Gando.

Es la primera vez, desde su creación en 1987, que un africano gana este premio, recuerda Nebila Aristide Bazié, presidente del consejo de arquitectos de Burkina Faso.

Los edificios de Kéré están pensados para permitir la entrada de la luz, contienen patios y espacios intermedios que combaten las tórridas temperaturas.

Entre las obras emblemáticas de Francis Kéré están los muros del colegio Benga Riverside (2018, Tete, Mozambique) construido con pequeños huecos que filtran la luz y provocan una transparencia “que evocan un sentimiento de confianza en sus estudiantes”.

Además de Benín, Burkina Faso, Malí, Togo, Kenia, Mozambique, Togo y Sudán, la arquitectura de Kéré también se puede encontrar en países como Dinamarca, Alemania, Italia, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos.

Todos los trabajos de Francis Kéré llevan impresa su cultura africana donde la comunidad está en el centro de la estructura social.