NUNCA NOS PIDIERON CUOTA, DICE HIJO DEL GUÍA DE TURISTAS PRESUNTAMENTE ASESINADO EN CEROCAHUI

Pese a que hay versiones de que el guía de turistas, Pedro Palma Gutiérrez es la persona que fue asesinada junto a dos sacerdotes jesuitas en el templo de la comunidad de Cerocahui a manos de «El Chueco», su hijo, Ricardo Palma, señaló que no hay certeza de ello.

En entrevista con Aristegui Noticias, Ricardo Palma dijo que hasta el momento autoridades de la Guardia Nacional y la Fiscalía de Chihuahua le han dicho que lo siguen buscando «con vida».

Los padres jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar fueron asesinados el lunes, presuntamente, junto con el guía de turistas Pedro Palma Gutiérrez en el templo de la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique, en la Sierra Tarahumara de Chihuahua. Después del triple homicidio, los criminales se llevaron los cuerpos.

Sobre el hecho, Ricardo Palma reiteró que no hay certeza de lo que pasó, «me llama la atención que los medios al parecer tienen más información que la Fiscalía y lo han dado por muerto».

«Guardia Nacional y Fiscalía nos dicen que siguen buscándolo vivo, existen muchas versiones, medios lo han matado y revivido muchas veces».

Mencionó que incluso hablaron con el sacerdote que sobrevivió y que les dijo que «el hombre que murió junto a los sacerdotes no era su padre».

«La persona desmintió la noticia y nos dijo que no era mi padre, pero bueno, únicamente seguir las pistas y hasta que salga información fidedigna nosotros seguimos con la esperanza».

Nunca nos pidieron cuota

Ricardo Palma señaló que su padre nunca había sido víctima de alguna extorsión de parte del crimen organizado que opera en la zona.

«En ningún momento se nos pidió alguna cuota o solicitud de dinero para poder llevar turistas».

Sobre las razones por las que fue agredido su padre, Ricardo Palma indicó que hay muchas versiones, pero que no hay nada claro.

«Hay muchas versiones, dicen que este hombre entró intoxicado y mi padre intervino, dicen que lo asesinaron al interior de la iglesia, que estaba huyendo y buscó refugiarse en la iglesia, entonces pienso que en algún momento se les escapó de la camioneta, no sé».

En cuanto a los turistas que llevaba su padre, dijo que no están seguros a cuantos se llevaron y que incluso también se llevaron al recepcionista del hotel donde estaban hospedados.

Por último, lamentó que estos hechos «se suman a un gran número de muertes en este país, el narcotráfico lleva desde los años 70, los gobiernos pasan, cambian de nombre, pero nosotros somos los que sufrimos las consecuencias».