NACIONALES DESPLAZADOS PIDEN ASILO POLÍTICO A ESTADOS UNIDOS

Miles de mexicanos desplazados por la violencia generada por el crimen organizado han abandonado el occidente del país para llegar a la fronteriza Tijuana, donde buscan ingresar a Estados Unidos para obtener asilo y ayuda humanitaria.

Flujos migratorios recientes como el de ucranianos y haitianos no han permitido visibilizar esta situación, según expresan activistas, quienes advierten un problema “muy grave” en estados como Michoacán, donde ha arreciado la violencia de los cárteles del narcotráfico.

“Hay muchos núcleos familiares en los que vienen mamás, papás y hasta cuatro niños con ellos (…) Siguen con esa situación porque la violencia no se ha terminado en algunas regiones y porque siguen con la esperanza de poder cruzar”, expresó a José María García Lara, director de la asociación Movimiento Juventud 2000.

En México hay un registro histórico de más de 356 mil personas desplazadas de forma interna por la violencia, con casi 10 mil de ellas en 2020, según la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

La Cifra

Autoridades michoacanas informaron que, de acuerdo a sus estadísticas, desde hace un año y medio a Tijuana han llegado cerca de 4 mil 500 desplazados tan solo de ese estado, pero asociaciones locales que reciben a migrantes dijeron que ellos contabilizan más de 15 mil durante el mismo periodo.

García Lara expuso que desde 2021 Tijuana ha recibido “mucha comunidad de desplazados por una violencia extrema generada por el crimen organizado”.

Esto contrasta con las declaraciones del gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, quien el mes pasado en una visita en Tijuana señaló que “la gran mayoría de los migrantes salieron por violencia de género o violencia contra las mujeres”.

Los desplazados en los albergues de Tijuana aseguraron que abandonaron sus hogares porque los cárteles los amenazaron, mataron o secuestraron a algún familiar, o les cobraban cuotas a cambio trabajar.