MUEREN AL MENOS 59 PERSONAS EN 11 ATAQUES A VELORIOS EN MÉXICO

El pasado domingo 27 de febrero, un grupo de sicarios sacó de un funeral a al menos 17 personas y las asesinaron, para después levantar los cadáveres y limpiar la escena de la masacre antes de darse a la fuga.

Con estas víctimas serían al menos 59 las personas que han sido asesinadas en Mexico desde 2020 en 11 ataques similares, dejando también más de 30 heridos.

Apenas el pasado 12 de febrero, en un solo día, sicarios irrumpieron en dos funerales distintos en Ciudad Juárez, Chihuahua. En el primer hecho, ocurrido ese día en la colonia Luis Echeverría donde se velaba a un hombre que había sido asesinado días atrás, los agresores mataron a tres personas e hirieron a otras dos.

En el segundo asesinaron a seis víctimas más en un funeral que se llevaba a cabo en una casa que funcionaba como templo cristiano de la colonia 16 de septiembre, entre los fallecidos había un menor de 12 años de edad. Otras dos personas resultaron heridas.

Durante 2021 se registraron al menos cuatro hechos similares. El primero ocurrió el 7 de enero ataque en Celaya, Guanajuato, en una casa de la colonia Arboledas de San Rafael, que dejó nueve muertos y una persona herida.

El día 19 de febrero se reportó otro ataque en un funeral de la colonia Luis Echeverría, en Monterrey, Nuevo León. El saldo fue un muerto y una persona lesionada, tío del fallecido.

El 31 de mayo en la alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México, se llevaba a cabo un funeral, cuando hombres a bordo de una motocicleta dispararon contra los asistentes a la reunión, dejando dos personas fallecidas y tres más, lesionadas.

El 20 diciembre 2021, en San Francisco del Rincón, Guanajuato, los agresores entraron hasta el panteón municipal donde se llevaba a cabo el entierro de un hombre que había sido asesinado días antes; tras el ataque murieron dos personas y tres más resultaron lesionadas.

En 2020 también se reportaron al menos cuatro ataques, tres de ellos en el mes de septiembre. El primero ocurrió el 2 de septiembre de ese año en Cuernavaca, capital de Morelos. Hombres armados descendieron de dos camionetas y llegaron al funeral de un joven motociclista que había fallecido por un choque contra un muro de contención.

Los sicarios abrieron fuego contra familiares y amigos del motociclista, dejando a ocho personas fallecidas y 14 heridos.

Dos días después, en la colonia Electricistas, en Guadalajara, Jalisco, un hombre falleció y un menor resultó lesionado luego de que los atacantes entraran a la funeraria donde se encontraba y le dispararan a la víctima de manera directa.

El 17 de septiembre ocurrió un hecho más en Guanajuato, tras el cual fallecieron cinco mujeres que se encontraban en un funeral en la colonia Ejidal, en Celaya. Velaban a un hombre que había sido asesinado dos noches atrás. El ataque dejó también cuatro heridos.

El último hecho de ese año se reportó el 5 de octubre, cuando murieron cinco personas que asistían a un sepelio en Jaral del Progreso, en la colonia Emiliano Zapata: velaban a un joven que había sido exhumado de una fosa clandestina.

En el caso del ataque ocurrido el pasado domingo en San José de Gracia, hasta el momento se desconoce el paradero de las víctimas, de acuerdo con la Fiscalía de ese Estado, los sicarios limpiaron la escena del crimen y se llevaron los cuerpos.

De acuerdo con lo dicho el lunes por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, “espera que no haya sido cierto” por no haber encontrado los cuerpos de las víctimas.