MUERE DIPUTADO CONSERVADOR DE INGLATERRA QUE FUE APUÑALADO EN EVENTO CON SEGUIDORES

El diputado conservador David Amess, que fue apuñalado hoy mientras atendía a los ciudadanos de su circunscripción en Essex (sureste de Inglaterra), ha muerto, informó la Policía.

La Policía de Essex precisó que un hombre ha sido detenido en relación con el apuñalamiento en una iglesia de la localidad de Leigh-on-Sea, donde el parlamentario murió.

El incidente, que guarda similitudes con el asesinato de la diputada laborista Jo Cox en 2016 -aunque todavía se desconoce el móvil-, se produjo donde Amess atendía, como cada viernes, a los ciudadanos de su circunscripción de Southend West.

«Un hombre ha sido arrestado bajo la sospecha de asesinato después de que un hombre fuera apuñalado en Leigh-on-Sea», señaló un comunicado de las fuerzas del orden de Essex.

La policía agregó que el herido fue atendido por los servicios de emergencia, pero, «tristemente, murió en el lugar».

«Un hombre de 25 años fue rápidamente detenido por supuesto asesinato después de que los agentes llegasen al lugar, y se ha recuperado un cuchillo», agregó la nota, que señala que las fuerzas de seguridad no buscan a nadie más en relación con este ataque.

El diputado, de 69 años y que ostentaba el título de «caballero», era parlamentario desde 1983.

¿Quién era David Amess?

David Amess, el diputado «tory» euroescéptico apuñalado de muerte este viernes durante un encuentro con electores, era uno de los parlamentarios más veteranos de la Cámara de los Comunes, en la que ocupaba un asiento desde 1983.

Fallecido con 69 años, Amess representaba a la circunscripción de Southend West por el Partido Conservador en la Cámara Baja, donde en las últimas décadas destacó por su postura «provida» en los debates sobre la legislación del aborto de 1997 y por su temprana defensa pública de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Antes del referéndum sobre el Brexit de 2016, expresó su preferencia por romper con el bloque comunitario, aún cuando el ala moderada del Partido Conservador y gran parte del «establishment» político de Londres defendía la permanencia.

Desde entonces, formó parte de la campaña «Leave Means Leave» («Salir significa salir»), que durante los años que duraron las negociaciones con Bruselas para definir los términos del Brexit hizo presión para que el Reino Unido abandonara no solo la UE, sino también el mercado comunitario, la unión aduanera y otros estamentos europeos.

Clase política británica condena el asesinato

Las reacciones políticas no se hicieron esperar, en un país marcado por el asesinato en plena calle en 2016 de la diputada eurófila Jo Cox, una semana antes del referéndum del Brexit, a manos de un simpatizante neonazi.

«Noticias horribles y profundamente impactantes», tuiteó el líder de la oposición laborista, Keir Starmer.

Johnson y su gobierno no reaccionaron todavía, pero la esposa del primer ministro, exjefa de comunicación del Partido Conservador lamentó esta «noticia absolutamente devastadora».

Amess «era inmensamente amable y bueno. Un gran amante de los animales y un verdadero caballero. Esto es completamente injusto. Mis pensamientos están con su esposa y sus hijos», agregó.

«Noticias alarmantes y preocupantes», tuiteó por su parte el ex primer ministro conservador británico David Cameron.

«Atacar a nuestros representantes elegidos es un ataque a la propia democracia. No hay excusa ni justificación. Es lo más cobarde que puede haber», fustigó Brendan Cox, viudo de Cox, asesinada cuando tenía 41 años.

El ataque en 2016 a esa diputada laborista, firme defensora de la pertenencia británica a la Unión Europea y de la causa de los refugiados, conmocionó al Reino Unido, en un contexto de fuerte tensión por la campaña para aquella consulta que dividió al país.

Fue la primera mujer parlamentaria asesinada en el país y el primer diputado asesinado desde Ian Gow, víctima del IRA en 1990.

En 2010, el diputado laborista Stephen Timms fue apuñalado por una mujer tras haber votado a favor de la intervención británica en la guerra de Irak.

Y diez años antes, el asistente del diputado liberaldemócrata Nigel Jones murió durante un ataque con sable en un encuentro con electores locales cuyo objetivo era el legislador.