MILLONES DE MOSQUITOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE SERÁN LIBERADOS

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) autorizó la liberación de más de 2 mil millones de mosquitos genéticamente modificados en los estados de California y Florida, en un intento por frenar enfermedades como el dengue y el virus Zika.

El proyecto piloto es producto de la empresa de biotecnología con sede en el Reino Unido Oxitec, que se especializa en el control biológico de plagas. El proyecto es una extensión de un exitoso piloto llevado a cabo en los Cayos de Florida en 2021.

Oxitec planea liberar 2,400 millones de mosquitos Aedes aegypti que no pican, modificados genéticamente para producir únicamente crías macho viables. Cuando los machos se reproduzcan, transmitirán el gen autolimitado a la siguiente generación. De esta forma, la población de Aedes aegypti se sobrecargará de machos, lo que provocará una disminución de la población.

Un trabajo en el interior

El mosquito Aedes aegypti se originó en África, pero desde entonces se ha extendido a las regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. Se detectó por primera vez en California en 2013, antes de embarcarse en una expansión de su área de distribución en los EE. UU., que ha hecho que la especie se extienda a más de 25 estados.

Se sabe que Aedes aegypti propaga una serie de enfermedades mortales, como el dengue, la fiebre amarilla, el virus Zika y el Chikungunya, entre otras. La especie se alimenta de una variedad de aves y mamíferos, con preferencia por los humanos.

Sin embargo, como ocurre con todos los mosquitos, solo las hembras se alimentan de sangre y la utilizan para madurar sus huevos. Los machos son inofensivos y no transmiten enfermedades, prefiriendo alimentarse de frutas.

“Dada la creciente amenaza para la salud que representa este mosquito en los EE. UU., estamos trabajando para que esta tecnología esté disponible y sea accesible”, dijo el director ejecutivo de Oxitec, Gray Frandsen. “Estos programas piloto, en los que podemos demostrar la eficacia de la tecnología en diferentes entornos climáticos, desempeñarán un papel importante para lograrlo”.

La modificación genética de mosquitos machos para evitar que produzcan crías hembras es una forma comprobada de reducir las poblaciones de mosquitos y es una solución más respetuosa con el medio ambiente que el uso de pesticidas. Los piretroides, un grupo de plaguicidas comunes utilizados para controlar los mosquitos, son tóxicos para insectos como las abejas y las libélulas, así como para la vida acuática.

Los opositores cuestionan la seguridad

Si bien la EPA ha concluido que el proyecto es seguro para los humanos y el medio ambiente, los opositores citan preocupaciones sobre las consecuencias imprevistas, particularmente sobre la posible interacción de los mosquitos con el antibiótico Tetraciclina.

Este antibiótico se puede encontrar en las aguas residuales de las granjas y se sabe que revierte los cambios genéticos en los mosquitos, lo que permite que se produzcan crías hembras.

Por lo tanto, la EPA ha estipulado que los mosquitos no pueden liberarse a menos de 500 metros de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales, áreas de ganado o granjas de frutas. Para que el proyecto avance, ahora depende de los reguladores estatales de Florida y California otorgar permisos a Oxitec.