MÉXICO URGE A LA ONU APLICAR LA RESOLUCIÓN 377 ANTE INVASIÓN RUSA EN UCRANIA

En la tensa reunión que se llevó a cabo hoy en la Asamblea General de la ONU, el gobierno mexicano urgió la aplicación de la resolución 377 para que ese cuerpo colegiado tome las riendas de la invasión rusa a Ucrania, dado que el gobierno de Vladimir Putin ha bloqueado el Consejo de Seguridad de la ONU con su derecho de voto.

“El Consejo de Seguridad, no pudo cumplir con su mandato y adoptar las medidas necesarias que permitieran poner fin a los actos de agresión en contra de Ucrania y restablecer la paz y la seguridad internacionales”, deploró Juan Ramón de la Fuente, el representante de México ante la ONU, en la sesión de hoy.

“México demanda una vez más que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad se abstengan de hacer uso del veto ante situaciones en las que estén directamente involucrados o frente a situaciones de atrocidades masivas. Es necesario restringir el recurso al veto en tales circunstancias”, añadió el exrector de la UNAM.

La resolución 377, adoptada durante la Guerra Fría, plantea que la Asamblea General se hará cargo de un tema internacional y enviará recomendaciones a Estados miembros cuando el Consejo de Seguridad “fracase en ejercer su responsabilidad primaria para mantener la paz y la seguridad internacionales en cualquier caso en que parecer existir una amenaza a la paz”.

En su participación, De La Fuente condenó los “actos de agresión” que sufrió Ucrania, y expresó el exhorto del gobierno mexicano para que “cesen de inmediato las hostilidades y que se canalice con la urgencia debida la ayuda humanitaria”, que se “respalde a los organismos regionales” y que “la diplomacia recobre sus derechos”.

Durante la misma sesión de hoy, las delegaciones de Ucrania y Rusia se lanzaron sendas acusaciones, mientras el secretario general del organismo internacional, António Guterres, sostuvo que “los combates en Ucrania deben cesar inmediatamente”, que la invasión del país es “inaceptable”.

El representante de Ucrania equiparó la invasión que Putin lanzó contra su vecino con las primeras movidas militares de Adolf Hitler que detonaron la segunda Guerra Mundial, y condenó que por la mañana de este lunes las fuerzas rusas bombardearon áreas residenciales en Kharkiv, la segunda ciudad más importante de Rusia.

El representante de Rusia, por su parte, repitió los argumentos de Putin según los cuales la invasión aspira a “desnazificar Ucrania” –así explica Moscú las protestas de 2014 que derrocaron el gobierno prorruso de Víctor Yanukovich– y fue lanzada para proteger a poblaciones de un supuesto “genocidio” en las zonas tomadas por fuerzas separatistas apoyadas por Rusia.

Sin embargo, en la sesión de hoy, el gobierno de Rusia apareció aislado y repudiado por la comunidad internacional, como ha sucedido desde que lanzó la invasión militar a Ucrania: en sus declaraciones, las delegaciones de la Unión Europea y sus estados miembros, de los países latinoamericanos y asiáticos condenaron la acción militar de Rusia.

Hasta el gobierno de China –que se ha negado hasta la fecha a calificar la operación militar como una invasión y a condenarla—recalcó la necesidad de respetar la soberanía y la integridad territorial de “todos los países”, y, tras insistir en que “la Guerra Fría ha terminado hace mucho, y nada bueno puede salir de una nueva Guerra Fría”, advirtió que la seguridad de un país no debe lograrse en detrimento de otro país.