MAURICIO POCHETTINO SE VA DE PSG: ¿QUÉ PASÓ, QUIÉN LO REEMPLAZARÁ Y QUÉ CAMINO SEGUIRÁ?

Parece increíble, pero la historia ya ha terminado. Dieciocho meses después de haber llegado a Paris Saint-Germain como un ambicioso entrenador, y 20 años después de haber sido capitán del club, el segundo ciclo de Mauricio Pochettino en París ha llegado a su fin. Fuentes de ESPN revelaron la semana pasada que será despedido pocas semanas después de haber levantado el trofeo de la Ligue 1.

El «retrouvailles» (reencuentro) nunca funcionó y su mandato arrastrará para siempre esa horrible sensación de «lo que podría haber sido». Demasiados problemas convirtieron un momento hermoso y romántico en un matrimonio difícil y a veces incómodo. ¿Qué pasará con todos los implicados a partir de ahora?

¿Qué fue lo que falló? El nivel en calidad de visitante, la falta de autoridad, la tensión con Messi

Para tener éxito en París, hay que ser un muy buen DT, lo que sin duda aplica a Pochettino, pero también hay que ser un comunicador capaz, lo que no es su fuerte. Su equipo también tiene que jugar bien. No se trata sólo de ganar, sino de ganar con estilo, lo que tampoco fue el caso durante su ciclo en el Parque de los Príncipes.

Además de todas esas preocupaciones en el campo de juego, también hay que ser hábil en el manejo de la política dentro del club, que posiblemente sea donde más falló.

Con el emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, como propietario y Nasser al-Khelaifi como presidente ausente del club, los numerosos responsables de la toma de decisiones actúan como fuerzas de interferencia. Hay mucha gente que satisfacer y muchas expectativas que cumplir. Con eso viene la presión natural de un club tan grande, y el vestuario a veces también se siente como un nido de víboras.

Pochettino no se sintió cómodo en este entorno, como otros entrenadores de PSG (especialmente Unai Emery y Thomas Tuchel) antes que él. Tampoco tenía una buena relación con el exdirector deportivo Leonardo. Dadas sus funciones en el club, su relación debía ser muy sólida, pero Pochettino fue elegido por el emir, no por Leonardo, y ambos nunca se llevaron bien. En el fondo, eran un argentino y un brasileño que veían el fútbol de forma muy diferente.

Una de las principales razones de esa tensión es que Pochettino nunca sintió que tenía plena autoridad sobre su vestuario. Hubo momentos en los que quiso tomar medidas fuertes cuando un jugador del primer equipo (el mismo en ambos incidentes) no respetó las reglas. Las dos veces le dijeron que lo dejara. Es difícil dirigir cualquier equipo si no se tiene esa autoridad, más aún en este vestuario de PSG.

Sin embargo, la caída de Pochettino también se debió al flojo espectáculo en el campo de juego. PSG ganó la Ligue 1, pero los números no fueron todo lo convincentes que podrían haber sido: 86 puntos, 90 goles convertidos y 36 cedidos. Marcaron 91 puntos en 2019, 93 en 2018, 87 cuando quedaron segundos detrás del AS Mónaco de Kylian Mbappé en 2017, 96 en 2016, 83 en 2015 y 2013, y 89 en 2014. En muchas de esas temporadas, marcaron más goles y permitieron menos.

Además, rara vez jugaron un fútbol atractivo con una dirección táctica clara, y la humillante derrota en el Bernabéu contra Real Madrid en los octavos de final de la Champions League (cuando estaban 2-0 arriba en el global con 30 minutos de juego por delante y perdieron 3-2), y la total pasividad del técnico ante la adversidad esa noche, disminuyeron drásticamente el prestigio de Pochettino en el club. La eliminación de la Copa de Francia, una competencia que París había ganado los cinco años anteriores, en manos de Niza en el Parque de los Príncipes en los octavos de final también fue negativa, al igual que la derrota contra Lille en el Trofeo de los Campeones, la Supercopa de Francia.

Y sus resultados fuera de casa también fueron increíblemente pobres. PSG no ganó de visitante ante ninguno de los nueve primeros equipos de la Ligue 1 la temporada pasada; perdió en Mónaco, Stade Rennais, Nantes y Niza, mientras que empató en Marsella, Lyon, Lens y Estrasburgo. Con una plantilla repleta de superestrellas como Lionel Messi, Neymar y Mbappé, eso simplemente no alcanza.

¿Quién se viene en PSG, Galtier o Zidane?

Después de la saga de Mbappé, que terminó con la firma de un nuevo contrato por el estelar francés, la trama en torno a quién sucederá a Pochettino en el banco mantendrá ocupados a los aficionados y seguidores de PSG.

En este momento, hay dos candidatos: Zinedine Zidane y Christophe Galtier. Zidane, quien cumplirá 50 años el jueves, es la incorporación con la que sueña el emir de Qatar. La ex estrella de Francia y de Real Madrid cumple todos los requisitos y es el mejor candidato para el puesto. Sin embargo, todavía no ha aceptado unirse al club. Tiene el ojo en la dirección de Francia, puesto que podría estar disponible en diciembre después del Mundial, y es consciente de que el proyecto de París es complicado, ya que los entrenadores suelen decepcionar.

De momento, es poco probable que sea él, pero hasta que no dé un «no» definitivo, en el club sigue habiendo esperanzas de que acepte el cargo. Al fin y al cabo, Zidane es Zidane: hiló tres títulos de Champions League (2016, 2017, 2018) y ganó dos en LaLiga (2017 y 2020) con Madrid, por no hablar de su gran carisma y de su capacidad de mantener contento a cualquier vestuario envenenado.

La otra opción es Galtier, de 55 años, quien se proclamó campeón de Francia con Lille en 2021 y tiene una estrecha relación con el nuevo director deportivo de PSG, Luis Campos. Además, según los reportes, está desesperado por el puesto y ya ha conversado con Campos. Es uno de los mejores entrenadores franceses, a pesar de una temporada ligeramente decepcionante en Niza, donde terminó quinto por diferencia de gol y descendió de la Europa League a la Europa Conference League.

Los dos clubes aún no han iniciado conversaciones sobre una transferencia, pero Niza parece estar de acuerdo con su salida y no debería llevar mucho tiempo negociar un acuerdo. Galtier no tiene ni la popularidad ni el pedigrí de Zidane, por supuesto, pero es trabajador y centrado, con una gran capacidad de gerencia, aunque su estilo de juego (un 4-4-2 «básico») podría ser un problema para los aficionados de PSG.

¿Qué hará Pochettino ahora?

Tras la humillación en Francia, Pochettino quiere volver a Inglaterra. Actualmente se encuentra en Londres, donde se quedó su esposa durante su ciclo en París. Uno de sus hijos, Sebastiano, fue el preparador físico de PSG y también será despedido, mientras que el otro, Maurizio, jugaba en Watford, pero fue liberado cuando los Hornets descendieron de la Premier League.

Lo ideal para los Pochettino es que Mauricio encuentre un club en la Premier League. Soñaba con tener una oportunidad en Manchester United, pero eligieron a Erik ten Hag, de Ajax. Esto deja pocas opciones en la parte alta de la tabla, ya que los seis clubes más importantes tienen estabilidad en la dirección.

¿Aceptaría un club menor como Leicester City o Newcastle United si alguno de los dos puestos estuviera disponible? Dependerá de la oferta y del proyecto, pero ¿por qué no? ¿Esperará a que Antonio Conte deje Tottenham Hotspur para intentar un regreso sensacional? Eso es poco probable por el momento.

¿Y el resto de Europa? España es una gran posibilidad, ya que allí su reputación sigue siendo alta. En el pasado, se reunió y habló muchas veces con el presidente de Real Madrid, Florentino Pérez. Se conocen bien, y para la era post-Carlo Ancelotti, el nombre de Pochettino definitivamente estaría sobre la mesa si todavía estuviera buscando trabajo. Su complicado ciclo en PSG no empañó su imagen, pero tampoco la mejoró.

Pochettino recibirá muy buenas ofertas en un futuro cercano. ¿Llegarán este verano? Tendrá que esperar y ver.