MADRE DE DANIELLA NAVARRO REACCIONA A LOS ATAQUES DE NIURKA MARCOS A SU HIJA: «CON MI FAMILIA NO SE VUELVA A METER»

La polémica expulsión de Niurka Marcos de La casa de los famosos (Telemundo) y su posterior ataque contra la producción del programa y algunos de sus excompañeros sigue dando de qué hablar y generando reacciones entre los afectados.

Esta vez le tocó el turno a Carlota Santodomingo, la mamá de Daniella Navarro, quien no dudó en salir en defensa de su hija este miércoles en el programa La mesa caliente (Telemundo) tras los duros ataques que hizo la vedette cubana contra la actriz venezolana.

«Lo que sí realmente me molesta es que estén metiendo a mi hijo de que trabaja aquí como alto ejecutivo de Telemundo, señora Niurka qué maldad tan grande. Y usted se acaba de meter también con mi nieto, que tiene 10 meses de fallecido. Mi hijo y mi nieto viven en Bogotá y Carlos Enríquez no es de apellido Navarro porque es de mi segunda relación, entonces no entiendo tanta maldad de su parte. Mi hija no la sacó, la sacó fue el público por sus actitudes y mi hija no va a ser marioneta suya», expresó visiblemente dolida.

«Qué lamentable señora y qué lamentable cómo está criando a su hija, por eso nosotros los papás debemos de ser ejemplo porque mire la imagen y semejanza de su hija Romina, es la suya, qué lamentable señora. Lo siento de verdad; pero con mi familia no se vuelva a meter porque usted no es Dios ni es todopoderoso, es una persona que el público la saca por su conducta y por sus actitudes, así que por favor respete porque todos los que están ahí tienen familia», prosiguió.

Al margen de la polémica con Niurka, la madre de Daniella reconoció a las conductoras del programa que la participación de su hija en el reality show le está pasando factura.

«Estoy tomando antidepresivos, que nunca había pasado, porque he tenido ataques de ansiedad, de pánico porque realmente como mamá el hecho de que estén hablando del hijo es muy fuerte y como yo les he dicho Daniella es todo para nosotros la familia, que ya somos muy poquitos», admitió al borde de las lágrimas.