LOS MÉDICOS TRATAN DE SALVAR A LOS HERIDOS DEL PEOR INCENDIO EN NUEVA YORK EN 20 AÑOS: YA DEJÓ 19 MUERTOS

Los médicos trataban el lunes de salvar la vida a las personas que resultaron gravemente lastimadas el día anterior en un voraz incendio en el sector del Bronx en la ciudad de Nueva York, donde 19 personas murieron, nueve de ellas menores de edad.

Una gran cantidad de personas seguían hospitalizadas, y el alcalde Eric Adams declaró el lunes en la mañana que varias seguían en condición crítica tras el incendio, el peor ocurrido en la ciudad en varias décadas.

El alcalde, con tono sombrío, declaró a CNN que el saldo de muertes podría aumentar. “Estamos rezando a Dios que sobrevivan”, añadió.

Los investigadores determinaron que el incendio en el edificio de 19 niveles se debió a un calentador defectuoso que fue encendido debido a que el domingo en la mañana hacía mucho frío.

Las llamas dañaron sólo una pequeña parte de la estructura, pero el humo se filtró por la puerta abierta del apartamento e inundó las escaleras, que en ese edificio eran la única vía de escape ya que es demasiado alto para tener escalerillas externas.

Algunos de los vecinos no pudieron escapar debido al intenso volumen de humo, informó el comandante de los bomberos Daniel Nigro. Otros quedaron incapacitados en su intento de fuga. Los bomberos hallaron víctimas en cada piso, muchas con dificultades cardiacas o respiratorias, dijo Nigro.

Algunos menores fueron sacados en brazos del edificio e inmediatamente recibían oxígeno. Algunos tenían los rostros cubiertos de cenizas.

Los bomberos seguían rescatando gente incluso después de agotarse sus tanques de oxígeno, relató Adams.

“Tenían vacíos los tanques de oxígeno y a pesar de ello desafiaron al humo para rescatar a los demás”, indicó el alcalde.

Nigro afirmó que se ha abierto una investigación para determinar cómo se expandió el fuego y si hubo alguna manera de evitar o contener las llamas.

Adams dijo que al parecer el humo se expandió debido a que estaba abierta una puerta que debía cerrar automáticamente.

“Es posible que esta puerta tenía algún problema de mantenimiento. Y esa será parte de la investigación”, expresó Adams en el programa Good Morning America.

Se requiere que los edificios de apartamentos nuevos y grandes en la ciudad tengan sistemas de rociadores y puertas interiores que se cierren automáticamente para contener el humo y privar de oxígeno a los incendios, pero esas reglas no se aplican a miles de edificios más antiguos de la ciudad.

El edificio está equipado con detectores de humo, pero varios residentes dijeron que inicialmente los ignoraron porque las alarmas eran muy comunes en el edificio de 120 unidades.

Sandra Clayton, residente del edificio, agarró a su perro Mocha y corrió por su vida cuando vio que el pasillo se llenaba de humo y escuchó a la gente gritar: “¡Fuera! ¡Sal!”

Clayton, de 61 años, dijo que bajó a tientas una escalera oscura, agarrando a Mocha. El humo era tan negro que no podía ver, pero podía escuchar a los vecinos llorando y llorando cerca.

“Simplemente bajé corriendo los escalones tanto como pude, pero la gente se caía encima de mí, gritando”, relató Clayton desde un hospital donde fue tratada por inhalación de humo.

En la conmoción, su perro se le escapó de las manos. Más tarde, Mocha fue encontrado muerto en la escalera.

José Henríquez, un inmigrante de República Dominicana que vive en el décimo piso, dijo que las alarmas de incendio del edificio se disparaban con frecuencia, pero resultaban falsas.

“Parece que hoy se fueron pero la gente no prestó atención”, dijo Henríquez en español.

Él y su familia se quedaron, metiendo una toalla mojada debajo de la puerta una vez que se dieron cuenta de que el humo en los pasillos los dominaría si intentaban huir.

Luis Rosa dijo que inicialmente también pensó que era una falsa alarma. Para cuando abrió la puerta de su apartamento en el piso 13, el humo era tan denso que no podía ver en el pasillo: “Entonces dije, está bien, no podemos correr escaleras abajo porque si corremos escaleras abajo , vamos a terminar asfixiándonos “.

“Todo lo que pudimos hacer fue esperar”, dijo.

El incendio fue el más mortífero de la ciudad de Nueva York desde 1990, cuando 87 personas murieron en un incendio provocado en el club social Happy Land, también en el Bronx. El municipio también fue el hogar de un incendio mortal en un edificio de apartamentos en 2017 que mató a 13 personas y un incendio en 2007, también iniciado por un calentador, que mató a nueve individuos.