LOS CDC DE EU AUTORIZAN MODERNA Y J&J PARA DOSIS DE REFUERZO Y RESPALDAN COMBINAR VACUNAS

Millones de estadounidenses más pueden recibir un refuerzo de dosis contra Covid-19 y elegir la vacuna de otra compañía para la próxima inyección, dijeron el jueves funcionarios federales de salud.

Ciertas personas que recibieron las vacunas de Pfizer hace meses ya son elegibles para un refuerzo y ahora los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que los beneficiarios específicos de Moderna y Johnson & Johnson también califican. Y en un cambio más grande, la agencia está permitiendo la flexibilidad de “mezclar y combinar” esa dosis extra independientemente del tipo de vacuna que se haya recibido primero.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ya había autorizado tal expansión de la campaña de refuerzo de la nación el miércoles, y también fue respaldada el jueves por un panel asesor de los CDC. La directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, tuvo la última palabra sobre quién recibe las dosis adicionales.

“Estos últimos 20 meses nos han enseñado muchas cosas, pero sobre todo a tener humildad”, dijo al panel. “Estamos aprendiendo constantemente sobre este virus, aumentando la base de pruebas y acumulando más datos”.

Todavía existen restricciones sobre quién califica y cuándo para un refuerzo. A partir de los seis meses posteriores a su última vacunación Pfizer o Moderna, se insta a las personas a recibir un refuerzo si tienen 65 años o más, son residentes de un asilo de ancianos o al menos 50 y tienen un mayor riesgo de enfermedad grave debido a problemas de salud.

Los refuerzos también se permitieron, pero no se recomendaron, para adultos de cualquier edad con mayor riesgo de infección debido a problemas de salud, por sus trabajos o condiciones de vida. Eso incluye a los trabajadores de la salud, maestros y personas en cárceles o refugios para personas sin hogar.

El refuerzo de Moderna vendrá a la mitad de la dosis de las dos inyecciones originales.

En cuanto a los receptores de la vacuna J&J de inyección única, se recomienda un refuerzo de la vacuna contra la Covid-19 para todos al menos dos meses después de la vacunación. Esto se debe a que la vacuna J&J no ha demostrado ser tan protectora como las opciones Moderna o Pfizer de dos dosis.

El panel de los CDC no recomendó explícitamente que nadie obtuviera una marca diferente a la que comenzaron, pero dejó abierta la opción, diciendo sólo que se recomendaba un refuerzo de algún tipo. Y algunos de los asesores dijeron que preferirían que los receptores de J&J recibieran un refuerzo de la competencia, citando datos preliminares de un estudio gubernamental en curso que sugería un aumento mayor en los anticuerpos que combaten los virus a partir de esa combinación.

“Estamos en un lugar diferente en la pandemia de lo que estábamos antes” cuando las limitaciones de suministro significaban que las personas tenían que tomar cualquier oportunidad que se les ofreciera, señaló la asesora de los CDC, la Dra. Helen Keipp Talbot, de la Universidad de Vanderbilt.

Ella dijo que era “invaluable” poder elegir un tipo diferente de refuerzo si, por ejemplo, alguien pudiera estar en riesgo de sufrir un efecto secundario poco común de una vacuna específica.

Aproximadamente dos tercios de los estadounidenses elegibles para las vacunas contra la Covid-19 están completamente vacunados, y el gobierno dice que la prioridad sigue siendo recibir las primeras aplicaciones para los no vacunados.

Si bien las autoridades de salud esperan que los refuerzos fortalezcan la inmunidad menguante contra las infecciones más leves por coronavirus, todas las vacunas aún ofrecen una fuerte protección contra las hospitalizaciones y la muerte, incluso cuando la variante Delta extra contagiosa se extendió en todo el país.

Y los asesores de los CDC se debatieron sobre si las personas que realmente no necesitaban refuerzos podrían recibirlos, especialmente los adultos jóvenes, por lo demás sanos, cuya única calificación era su trabajo.

La Dra. Sarah Long, de la Universidad de Drexel, expresó su preocupación sobre la posibilidad de que esas personas sufran efectos secundarios raros pero graves de otra dosis si ya estaban adecuadamente protegidas.

“Tengo mis propias preocupaciones de que parece que estamos recomendando vacunas para personas que creo que no las necesitan”, agregó la Dra. Beth Bell de la Universidad de Washington.

Pero enfatizó que las vacunas funcionan y que seguir adelante con las recomendaciones tiene sentido en aras de ser claro y permitir flexibilidad cuando se trata de refuerzos.

Visita: Gobierno de Biden presenta estrategia de vacunación contra Covid-19 para menores de entre 5 y 11 años

A pesar de las preocupaciones de algunos miembros, los votos de los paneles terminaron siendo unánimes.

La gran mayoría de los casi 190 millones de estadounidenses que están completamente vacunados contra Covid-19 han recibido las opciones Pfizer o Moderna, mientras que los beneficiarios de J&J representan solo unos 15 millones.