LA RAZÓN POR LA QUE ALGUNAS PERSONAS NO HAN TENIDO COVID

A 25 de mayo de 2022 y según datos de la Universidad Johns Hopkins, se han registrado más de 526 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo desde que comenzó la pandemia. El coronavirus se notificó por primera vez en China en diciembre de 2019, y desde entonces los contagios han ido cruzando las fronteras de todos los continentes.

Sin embargo, hay personas que no han contraído la COVID-19. No hablamos de los asintomáticos, es decir, aquellas personas que sí se han contagiado alguna vez, pero han tenido la suerte de no haber experimentado ninguno de los síntomas.

Según la BBC, todavía no existe una respuesta científica sobre por qué estas personas no se han contagiado, pero la explicación más sencilla es que nunca han estado en contacto con la COVID-19, por muy difícil que parezca. Esto puede haber ocurrido especialmente entre los individuos más frágiles ante la enfermedad, lo que los habría llevado a tomar muchas precauciones, y por consiguiente, una menor probabilidad de contagio.

Otra de las teorías que se barajan se basa en el papel de las vacunas contra la COVID-19. Por ejemplo, se han dado casos de sanitarios, evidentemente cercanos al virus, que de alguna forma u otra han evitado el positivo ¿Cómo es esto posible? Las vacunas, además de proteger al individuo contra una enfermedad grave, reducen a la mitad la posibilidad de transmisión doméstica del coronavirus. Aunque, según la BBC, hay que tener en cuenta que los estudios que demuestran las informaciones anteriores se llevaron a cabo antes de la ola de Ómicron.

Un estilo de vida más saludable, una mayor protección

Más teorías. El coronavirus no conseguiría infectar a ciertos individuos a pesar de haber entrado en las vías respiratorias debido a la falta de receptores para acceder a las células. También se asegura que un estilo de vida saludable ayuda a tener una mejor respuesta inmune a la COVID-19, lo que ayudaría a evitar la aparición de síntomas.

Además, la BBC recoge otras teorías muy interesantes como la importancia de la genética a la hora de combatir la COVID-19. Es decir, algunas personas, de forma genética, serían más propensas a no infectarse de coronavirus.