LA MAGIA DE PEDRI ASCIENDE AL BARCELONA HASTA EL SEGUNDO LUGAR DE LALIGA

Pedri Potter y el subliderato del Barcelona. Asi debería de llamarse la siguiente película de la saga del mundo mágico con el futbolista del conjunto culé como protagonista. Y es que es la verdad. Hoy Xavi y compañía le deben el segundo lugar de LaLiga a Pedri quien, cual egresado de Hogwarts, sacó un potente ‘hechizo’ para vencer a un casi imbatible Bono en el partido que medía a su equipo ante el Sevilla (1-0).

Barcelona y Sevilla regalaron un partido muy trabado durante la primera mitad. El conjunto azulgrana intentaba perforar la muralla blanca que el Sevilla construyó en el Camp Nou, pero sus intentos fueron repelidos por el equipo de Julen Lopetegui.

El partido cambió para la parte complementaria. Fue el Sevilla quien, después de construir una defensa poderosa, decidió irse al ataque. El Barcelona respondió, pero seguía estrellándose con la muralla hispalense.

Pedri avisó. Al nuevo mago azulgrana se le han hecho algunas críticas sobre sus decisiones a la hora de verse frente al arco. En ese sentido, el exjugador de Las Palmas tuvo una gran opción al ingresar al área del Sevilla y, en lugar de definir, cedió el balón. Un hechizo que no le salió, pero que le daría una lección.

Después, el partido se rompió. Fue el Sevilla quien ofendió primero con un tiro de falta de Iván Rakitic que tocó la red de la cabaña de Mar-André Ter Stegen por fuera. La respuesta fue de Gerard Piqué con un tiro raso y un cabezazo al larguero.

Lo anterior fueron avisos que culminaron en la majestuosa aparición de Pedri Potter. El mago del Barcelona aprendió de su error y tras recortar en un par de ocasiones, dejar tumbados a varios futbolistas del Sevilla y casi copiar la acción de su gol contra el Galatasaray,refundió la redonda en las redes de su rival para hacer explotar a un Camp Nou totalmente repleto.

El hechizo funcionó. Pedri encantó a la catedral del Barcelonismo. Dio una clase digna de Hogwarts y ascendió al Barcelona al segundo puesto de LaLiga. Todo por arte de magia.