LA LÍNEA, EL SEGURO DE VIDA DE BRADY

Los Tampa Bay Buccanners buscaron planificar en esta agencia libre una línea ofensiva lo suficientemente fuerte que permita a Tom Brady repetir como el quarterback menos capturado de la NFL en la temporada 2022.

En 2021 los Bucs lograron que el considerado mejor jugador en la historia de la NFL fuera el mariscal de campo menos atrapado con 22 capturas entre los pasadores que jugaron al menos 14 partidos durante la campaña regular.

En 2020, bajo el cobijo de una poderosa línea ofensiva, Brady llevó a ganar el trofeo Lombardi a Tampa Bay, temporada en la que sólo fue capturado 21 veces.

El reto para 2022 es mantener ese nivel de protección para que el veterano, que cumplirá 45 años el próximo 3 de agosto, busque ganar el octavo Super Bowl de su carrera, y el segundo con los Bucs.

La primera acción del gerente general de los Buccaneers, Jason Licht, para rearmar su línea fue renovar al centro Ryan Jensen, pieza fundamental en la conexión con el quarterback.

Continuó con la contratación del dos veces campeón de la NFL con los Patriots al lado de Tom Brady, el guardia derecho Shaq Mason.

En Tampa Bay permanecen el experimentado tacle Donovan Smith y el novato Tristán Wirfs, quienes ya fueron parte del equipo monarca en el Super Bowl LV.