LA INVASIÓN DE RUSIA ESTÁ A PUNTO DE EMPEORAR LA ESCASEZ DE CHIPS EN EL MUNDO

La invasión de Ucrania por parte de Rusia está ejerciendo aún más presión sobre un suministro global de chips de computadoras y dispositivos electrónicos que anteriormente ya estaba en una situación de escasez.

La incursión militar ha obligado a los dos principales proveedores de neón de Ucrania a suspender sus operaciones, una gran interrupción con consecuencias económicas globales. El neón es de vital importancia para la fabricación de chips semiconductores, y casi la mitad del neón de grado semiconductor del mundo proviene de estos dos proveedores, Ingas y Cryoin, señala Reuters.

Reuters estima que las dos empresas producen entre el 45% y el 54% del tipo específico de neón necesario para fabricar chips semiconductores. En circunstancias normales, Ingas obtiene de 15.000 a 20.000 metros cúbicos de neón al mes, de los cuales alrededor del 75% va directamente a la industria de chips. La producción mundial de neón alcanza las 540 toneladas métricas por año, según la firma de investigación de mercado Techcet. Si bien Cryoin detuvo las operaciones el día de la invasión, Ingas había logrado mantener la producción mientras las fuerzas rusas invadían, pero finalmente detuvo las operaciones esta semana debido a la escalada del conflicto. Ese conflicto golpeó cerca de casa a Ingas el miércoles 9 de marzo cuando, según informes, el ejército ruso bombardeó un hospital de maternidad en Mariupol, según la Organización Mundial de la Salud, la misma ciudad donde tiene su sede Ingas.

Esas interrupciones representan una grave amenaza para una industria que acaba de comenzar su camino hacia la recuperación de 2 años de escasez en la cadena de suministro relacionada con la pandemia. Los impactos de esa escasez han provocado retrasos en la producción de todo, desde camionetas Ford F-150 hasta productos electrónicos de Apple, de otras compañías y básicamente todo lo demás en el mundo de los dispositivos electrónicos.

La presidenta de Techcet, Lita Shon-Roy, advirtió que la escasez de neón ucraniano podría afectar de manera desproporcionada a los fabricantes de chips más pequeños a corto plazo.

“Los mayores fabricantes de chips, como Intel, Samsung y TSMC, tienen mayor poder adquisitivo y acceso a inventarios que pueden cubrirlos durante períodos más largos, dos meses o más”, dijo Shon-Roy a Reuters.

El acceso a los semiconductores ya ha jugado un papel importante en la guerra en Ucrania, ya que la comunidad internacional intenta penalizar y disuadir a Rusia. Días después de la invasión inicial de Vladimir Putin, el gobierno de Joe Biden emitió nuevas sanciones que impedían la venta de semiconductores y otras tecnologías de fabricación estadounidense al país, con el objetivo de limitar el acceso del ejército ruso a la tecnología necesaria. Japón, Taiwán y Corea del Sur también realizaron restricciones similares.

Estados Unidos y otros países del mundo respondieron a la escasez con intentos de aumentar la producción de chips en sus propios países, pero la mayoría de esos esfuerzos tardarán años en dar frutos significativos. Incluso si esas nuevas fábricas de chips logran reforzar la autosuficiencia de las naciones, la escasez de elementos clave como el neón seguirá descarrilando las cadenas de suministro. Y tampoco es necesario mirar muy atrás en el pasado para ver los efectos de la escasez mundial de neón. Los precios del neón experimentaron un aumento de precios del 600% durante el último conflicto de Rusia con Ucrania en 2014.

El desabastecimiento provocado por la invasión rusa ya ha dejado huella en otros sectores de la economía. Los precios del petróleo se dispararon a un récord de 14 años de 139 dólares por barril. Los precios de la gasolina en Estados Unidos alcanzaron un máximo histórico de 4,331 dólares por galón recientemente, según AAA, tras la noticia de que Estados Unidos prohibiría las importaciones de petróleo ruso.