LA EXENCIÓN MÉDICA DE NOVAK DJOKOVIC PARA JUGAR EN EL ABIERTO DE AUSTRALIA GENERA RECHAZO

Los australianos respondieron con enfado y escepticismo a la noticia de que el número 1 del tenis masculino, Novak Djokovic, recibió una exención para competir en el Open de Australia de este año en Melbourne.

Había incertidumbre sobre la participación de Djokovic después de que se dijera que los jugadores tendrían que estar completamente vacunados para poder participar o tener una exención médica concedida por un panel de expertos independiente. La exención del mandato de vacunación significa que defenderá su título de 2021 en Melbourne.

Novak Djokovic, que está igualado con Roger Federer y Rafael Nadal en 20 títulos individuales de Grand Slam, no reveló públicamente su estado de vacunación, pero expresó su oposición a las vacunas covid-19 y a los mandatos de vacunación en abril de 2020.

«Personalmente, me opongo a la vacunación y no me gustaría que alguien me obligara a vacunarme para poder viajar», dijo en un chat en directo de Facebook, según Reuters.

Pero en mayo del año pasado, Djokovic dijo que la vacunación era una cuestión de elección personal: «Me guardaré para mí la decisión de vacunarme o no. Es una decisión íntima, y no quiero entrar en este juego de los que están a favor y en contra de las vacunas, que desgraciadamente están creando los medios de comunicación estos días».

Los organizadores del Abierto de Australia dijeron en un comunicado este martes que la exención de Djokovic fue «concedida tras un riguroso proceso de revisión en el que participaron dos paneles independientes de expertos médicos».

Pero la exención de la vacuna provocó reacciones en Australia.

El vicepresidente del Partido Liberal de Victoria, David Southwick, calificó la decisión de permitir a Novak Djokovic participar en el torneo de este año como «una desgracia», describiéndola como una «patada en las tripas a todos los victorianos» que soportaron meses de encierro y sufrieron contratiempos personales durante la pandemia.

Llamada al boicot a Australia

Una de las más famosas exestrellas de la Liga de Fútbol Australiano (AFL, por sus siglas en inglés) de Melbourne, Kevin Bartlett, tuiteó que los australianos habían sido «tomados por tontos». Mientras que uno de los destacados médicos de urgencias de la ciudad y expresidente de la Asociación Médica Australiana (AMA, por sus siglas en inglés), Stephen Parnis, dijo que la decisión enviaba «un mensaje espantoso» al público.

En Melbourne, una de las ciudades más cerradas del mundo en 2021, los aficionados al tenis se lanzaron a las redes sociales para pedir un «boicot» al Abierto de Australia.

El director general de Tennis Australia, Craig Tiley, defendió la imparcialidad del proceso de revisión de la exención médica este miércoles, diciendo a los periodistas durante una conferencia de prensa que «nadie sabía quién era el solicitante.»

«Hubo 26 solicitantes a lo largo del proceso, hay un puñado a los que se les concedió una exención y esa información solo es revelada por aquellos individuos a los que se les concedió una exención», dijo Tiley.

«El proceso ha sido muy claro y entendemos y comprendemos, en primer lugar, que algunas personas estén molestas por el hecho de que Novak haya entrado por sus declaraciones en el pasado sobre la vacunación», dijo.

«Sin embargo, en última instancia es él quien debe discutir con el público su condición si decide hacerlo y la razón por la que recibió su exención».

El ministro de Deportes de Victoria en funciones, Jaala Pulford, dijo a los periodistas que «nadie ha tenido un trato especial».

«El proceso es increíblemente sólido. Está desidentificado y estamos donde estamos, por lo que el tenis puede comenzar», dijo, según Reuters.

La exención de Novak Djokovic llega dos semanas después de que la tenista rusa Nata Vikhlyantseva revelara que no podrá viajar al torneo porque su vacuna no está reconocida por las autoridades sanitarias locales.

La Sputnik V no figura en la lista de vacunas aprobadas actualmente por el gobierno australiano, por lo que Vikhlyantseva, número 195 del mundo, no podrá jugar.

Según las directrices actuales del Grupo Asesor Técnico Australiano sobre Inmunización (ATAGI, por sus siglas en inglés), se concede una exención médica a las personas que tienen una «condición médica importante aguda, por ejemplo, que se someten a una cirugía mayor o a un ingreso hospitalario por una enfermedad grave».

Los otros motivos de exención médica se refieren a las personas que hayan sufrido un «acontecimiento adverso grave atribuido a una dosis anterior de una vacuna Covid-19, sin que se haya identificado otra causa» y a un vacunado que «suponga un riesgo para sí mismo o para los demás durante el proceso de vacunación», debido a un «trastorno subyacente del desarrollo o de la salud mental».

Por último, se pueden conceder exenciones a cualquier persona con una «infección por SARS-CoV-2 confirmada por PCR, en la que la vacunación se puede aplazar hasta los seis meses», y en los casos en los que las personas hayan recibido «terapia de anticuerpos monoclonales anti-SARS-CoV-2 o plasma de convalecencia».

En junio de 2020, Djokovic dio positivo por coronavirus tras un evento de exhibición que organizó en Croacia, pero desde entonces no se informó de que se haya vuelto a infectar con el virus.

La reacción contra la exención se produce después de que los residentes de Melbourne pasaran más de 260 días confinados en sus casas, con la prohibición de salir excepto para comprar alimentos u otros artículos esenciales, sobre todo en dos largos tramos de julio a octubre de 2020 y de agosto a octubre de 2021.

Australia comenzó el año 2022 con un número récord de nuevos casos de covid-19 debido a un brote creciente centrado en los estados del este.

Tanto Nueva Gales del Sur, el estado más poblado, como Victoria (donde se encuentra Melbourne) registraron el sábado cifras récord de casos diarios, según mostraron las cifras del departamento de salud.

Muchos comentaron en las redes sociales que miles de australianos habían quedado varados en el extranjero, sin poder regresar a su país de origen ni siquiera para visitar a sus familiares enfermos o moribundos, debido a los estrictos controles fronterizos de Australia y a las cuotas de llegada.

El martes, Novak Djokovic publicó una foto de sí mismo en un aeropuerto con un pie de foto en el que decía que «se dirigía a Down Under».

«¡Feliz año nuevo a todos! Deseándoles salud, amor y felicidad en cada momento presente y que sientan amor y respeto hacia todos los seres de este maravilloso planeta», escribió en Instagram.

«He pasado un fantástico tiempo de calidad con mis seres queridos durante las vacaciones y hoy me voy a Down Under con un permiso de exención. Vamos 2022».

El Abierto de Australia es el primer Grand Slam del año y se disputará del 17 al 30 de enero.