KURI ASEGURA NO HABER DECESOS; AFICIONADOS RELATAN LO CONTRARIO

Aficionados rojinegros afirman que fueron testigos de cómo algunas personas fallecieron tras la violencia que se suscitó en el duelo entre Gallos y Atlas, pero las autoridades desmintieron esta información.

Ayer, el gobernador de Querétaro, Mauricio Kuri, explicó que después de los hechos violentos fueron reportados 26 personas lesionadas y ninguna defunción.

De acuerdo con la información oficial, un total de 26 personas que requirieron atención médica hospitalaria (24 hombres y dos mujeres), de las cuales tres ya fueron dadas de alta, tres se encuentran en situación grave, 10 delicados y 10 restantes sin gravedad.

Kuri aseguró que utilizarán todos los medios a su alcance para imponer todo el peso de la ley ante los responsables y aseveró que el hecho no quedará impune.

“Utilizaremos toda la tecnología para dar con cada uno de los involucrados y nos vamos a asegurar que no vuelvan a poner un pie en el estadio.

“Esto no va a quedar impune. Yo me quiero dirigir a ti criminal, no me importa dónde estés, donde hayas nacido o dónde te estés escondiendo (…) vamos a aplicar la ley, lo vamos a hacer pronto y sin contemplaciones”.

Mientras tanto, desde el Gobierno de Jalisco respaldaron a las autoridades de Querétaro, pero señalaron que ya trabajan en una ruta de seguimiento para garantizar la justicia.

Por su parte, el presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, dio a conocer su postura oficial desde Europa, donde realizaba una gira de trabajo.

“Estos terribles acontecimientos nos avergüenzan, los lamentamos profundamente y nos comprometen como industria a trabajar para que nunca más vivamos algo similar en ningún estadio de la República Mexicana”.

Yon de Luisa señaló que ya está en comunicación con la Comisión Disciplinaria y la Asamblea de Dueños para exigir justicia y evitar nuevos sucesos trágicos.

Buscan a los jaliscienses desaparecidos

Como una medida de atención a la población afectada por los sucesos violentos ocurridos el día sábado entre las barras de Querétaro y Atlas, el Gobierno de Jalisco anunció a través de su cuenta oficial de Twitter que ponen a disposición sus líneas de contacto para reportar a personas que aún no han sido localizadas.

“Tras los lamentables sucesos en #Querétaro, ponemos a disposición de las familias las siguientes líneas de contacto para reportar personas no localizadas de origen jalisciense” mencionaron en la publicación en sus redes sociales.

A través de estas líneas y canales oficiales, familiares pueden reportar a alguna persona no localizada a la Subsecretaría del Interior al número 33 3668 1833 o por línea de atención de Whatsapp 33 3452 2758.

Por otro lado, en un comunicado, la Concacaf aseguró que “los impactantes actos de vandalismo y violencia ocurridos anoche en Querétaro, México, no tienen lugar en el futbol ni en la sociedad. Los pensamientos de todos en Concacaf están con las víctimas de estos terribles eventos y sus familias”.

Concluyeron su mensaje respaldando a la Federación Mexicana de Futbol y la Liga mexicana.

“La Confederación también cree que se deben aplicar fuertes sanciones deportivas y brindará el apoyo necesario a la FMF y la Liga MX mientras investigan”.

Presentes exponen sus vivencias

Las autoridades de Querétaro aseguraron que los hechos violentos dejaron 26 lesionados y cero defunciones en el Estadio Corregidora; sin embargo, algunos aficionados del Atlas aseguran que sí hubo fallecidos en la trifulca.

Frank Ceballos, un aficionado rojinegro de 16 años de edad, y quien estaba en el estadio presenciando el duelo entre Gallos y Atlas, explicó lo que le tocó vivir y señaló que falleció una persona cercana a sus amigos.

“Uno cercano a mis amigos falleció, vi muchos (muertos), sí hubo bastantes. Ya estaban los cuerpos inertes y aun así los seguían golpeando”.

Jahir Navarro, de 28 años de edad, estuvo presente en medio de los terroríficos momentos en La Corregidora, donde señaló recibir ataques por parte de los elementos de seguridad privada.

“Una vez entrando al estadio no había ningún elemento de la policía, había seguridad por parte del estadio, mismos que al momento en que empezó la pelea nos empezaron a golpear.