JOYAS HISTÓRICAS EN VENTA, TRAS DESINCORPORACIÓN DE BANAMEX DE LA FIRMA CITI

Inmuebles históricos como el Palacio de Iturbide de la CDMX, la Casa del Mayorazgo de la Canal en San Miguel de Allende, el Palacio del Conde del Valle de Súchil, en Durango y la Casa Montejo de Mérida, forman parte del conjunto cultural que ha sido puesto a la venta como parte de la desincorporación de Banamex de la firma Citi.

Dicho acervo también incluye el antiguo Palacio de los Condes de San Mateo de Valparaíso, en el Centro Histórico de la CDMX, que fuera la antigua bóveda del Banco Nacional de México y donde se conserva un acervo documental con 5 mil libros y documentos históricos y tres mil obras de arte popular.

Así como poco más de dos mil obras de arte novohispano y moderno, con obras de artistas como Thomas Egerton, Juan Tinoco, Miguel Cabrera; María Guadalupe Moncada y Berrio, retratos de Julio Ruelas y piezas de José María Velasco, María Izquierdo, Germán Gedovius, Remedios Varo, Juan O’Gorman, Leonora Carrington y Diego Rivera, entre otros.

En dicho espacio también se resguarda la memoria histórica del banco y del ámbito financiero de México (1884 a 1960), manuscritos de las haciendas y propiedades de los marqueses de Jaral de Berrio, 80 mil fotografías y transparencias y una colección numismática desde el Imperio de Iturbide a los primeros billetes de 1822.

PALACIO DE ITURBIDE

Joya arquitectónica del barroco mexicano, fue construido entre 1770 y 1785 por Francisco Guerrero y Torres. Fue la residencia de la familia Moncada-Jaral de Berrio.

A la muerte de la pareja, su hijo Juan Nepomuceno prestó la propiedad a personajes como Juan O’Donojú y Agustín de Iturbide, quien luego de la entrada del Ejército Trigarante a la capital, habitó el edificio hasta el 26 de marzo de 1823, cuando fue coronado Primer Emperador Constitucional de México. Desde entonces fue llamado el Palacio de Iturbide.

En 1847, el inmueble sufrió la ocupación estadunidense hasta 1899, cuando la familia Iturbe contrató al arquitecto Emilio Dondé para repararlo.

En 1930 el edificio se convirtió en espacio de oficinas, en 1941 se declaró Monumento Nacional y en 1964 fue adquirido por el Banco Nacional de México, fue restaurado por Ricardo Legorreta, en 1972. En 2004 fue destinado a actividades culturales.

SEDE CONSPIRACIONISTA

Banamex también cuenta con la Casa del Mayorazgo de la Canal, en San Miguel de Allende, edificada a finales del siglo XVIII y decorada con un estilo arquitectónico barroco por encargo de Manuel Tomás de la Canal.

A finales de 1808, el inmueble sirvió como sede para reunir a los conspiradores de ideología criollista. Sin embargo, en septiembre de 1810, cuando los insurgentes abandonaron San Miguel, el inmueble fue ocupado por las fuerzas realistas.

A mediados del siglo XIX la mansión se adaptó como hotel y en 1981 Banamex adquirió el inmueble.

JOYA DURANGUENSE

También cuenta con el Palacio de los Condes del Valle de Súchil, de Durango, construido en el siglo XVIII por encargo de Joseph Ignacio del Campo y Larrea, conde del Valle de Súchil, en 1774.

Construida por Pedro de Huertas, se trata de un edificio de arquitectura novohispana. A mediados del siglo XIX el edificio pasó a manos de Maximiliano Damm hasta 1928. Finalmente fue adquirido por hombres de negocios y, en 1985, lo compró Banamex.

PRIVILEGIO YUCATECO

Edificada en el siglo XVI, la Casa Montejo es el único ejemplo de casa civil de estilo renacentista en México. En 1526 la corona española entregó a Francisco Montejo “el viejo”, uno de los primeros conquistadores que llegó a la península, un privilegio para la conquista de Yucatán.

A lo largo de cuatro siglos la edificación ha enfrentado varias modificaciones, pero su fachada de estilo plateresco se ha mantenido como un ejemplo de arquitectura civil renacentista del siglo XVI.

En 1981, el Banco Nacional de México la adquirió, restauró y adaptó dicha mansión solariega como Casa de Cultura Banamex a partir del 2 de diciembre del 2010.