GEORGIA CONSUMA LA REVANCHA, VENCE A ALABAMA, Y ES CAMPEÓN NACIONAL

Los N° 3 Georgia Bulldogs consumaron su venganza este lunes por la noche sobre N° 1 Alabama en el Lucas Oil Stadium de Indianapolis, para convertirse en campeones nacionales por tercera ocasión en la historia del programa.

El quarterback Stetson Bennett IV completó 17 de 26 pases para 224 yardas con dos touchdowns, mientras que los corredores Zamir White y James Cook se combinaron para 19 acarreos, 161 yardas y un touchdown en la victoria de los Bulldogs por 33-18 sobre el único equipo que había sido capaz de vencerles en la campaña.

Sin embargo, Georgia aprovechó errores puntuales clave de Alabama en el segundo tiempo para consumar la hazaña. Los Bulldogs bloquearon un gol de campo, culminando la serie subsecuente con el primer touchdown del partido, y aprovecharon una intercepción devuelta 79 yardas hasta las diagonales de Bryce Young –su segunda entrega del juego– por Kelee Ringo para poner punto final a una victoria que habían saboreado por largo tiempo.

Antes de eso, el Crimson Tide había aprovechado un balón suelto de Bennett para ponerse arriba por 18-13 en la segunda mitad, pero los Bulldogs rectificaron y dominaron el resto del camino.

Alabama arruinó la temporada perfecta de Georgia el pasado 4 de diciembre, con una sorpresiva victoria por 41-24 en el Juego por el Campeonato de la SEC. A pesar de eso, el ardor de aquella derrota no se compara con el del 8 de enero del 2018, cuando el Tide venció a los Bulldogs por 26-23 en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta, por el Campeonato Nacional, a unos pasos del campus de Georgia, en Athens.

Bryce Young, el quarterback ganador del Heisman para Alabama, se vio severamente castigado en el segundo tiempo, y eso empezó a cobrar factura en la precisión de sus envíos. Fue su primer partido con intercepciones múltiples en la campaña.

Caso contrario fue el de Bennett, quien fue mejorando conforme avanzó el partido, después de un inicio de mucha incertidumbre. En algún punto del juego, el suplente JT Daniels estaba calentado en la banca de Georgia. No obstante Bennett –quien fue designado el Jugador Ofensivo del Juego– consiguió completar sus cuatro envíos en el cuarto periodo, para 83 yardas, y dos anotaciones.

Alabama se quedó al inicio del partido sin Jameson Williams, su mejor receptor abierto, por una lesión en la rodilla.

El cuadro de Alabama llegó a la instancia final después de dar cuenta de N° 4 Cincinnati en la semifinal del College Football Playoff disputada en el Cotton Bowl por la tarde de este viernes, dominando de principio a fin a unos Bearcats que no habían perdido en la campaña.

Por su lado, Georgia aplastó a N° 2 Michigan en el Orange Bowl en la otra semifinal, ya en la noche, para ganarse el boleto al partido más importante de la campaña, y uno de los más importantes en la historia del programa.

El head coach de Georgia, Kirby Smart –un ex asistente de Nick Saban, head coach de Alabama– está en su sexta temporada al frente del programa, tiempo durante el cual los ha llevado a apariciones de tazón todos los años, incluyendo dos apariciones en el College Football Playoff –con dos viajes a la final– incluyendo la victoria final en la actual campaña. Según datos de ESPN Stats & Information, se trata de la primera derrota de Saban ante un coach que fungió como su asistente en Alabama.

Fue el noveno viaje a un Juego por el Campeonato para Saban en 15 temporadas al frente de Alabama. Saban y el Tide han conquistado seis títulos nacionales juntos, mientras que el head coach ganó uno más, previo, dirigiendo a LSU.

Los Bulldogs se coronaron previamente como el mejor programa de la nación en dos ocasiones, 1942 y 1980. Vince Dooley, quien fue el head coach que condujo a los Bulldogs al título en ’80, estuvo presente en el estadio.

Fue el tercer año consecutivo en que la SEC ve a uno de sus programas coronándose campeón, con ‘Bama el año pasado y LSU conquistando el título en la campaña previa. Con dos títulos previos de Alabama (2015 y 2017), también fue el quinto campeonato nacional para un programa de la SEC en ocho años del College Football Playoff.