GAZA VUELVE A SER UN ESCENARIO DE MUERTE TRAS CHOQUES ENTRE ISRAEL Y MILITANTES PALESTINOS

Al menos 10 personas murieron por ataques aéreos de Israel en la Franja de Gaza, incluido un alto comandante de un grupo palestino.

Autoridades de salud locales reportaron que una niña estaba entre los muertos, mientras que decenas de personas resultaron heridas.

El primer ministro de Israel, Yair Lapid, dijo que el ataque vino en respuesta a «una amenaza inmediata» por parte de la Yihad Islámica Palestina (YIP) a raíz del arresto de uno de sus altos líderes esta semana.

La YIP disparó más de 100 cohetes contra Israel como «una respuesta inicial».

La mayoría de los cohetes fueron interceptados por el escudo israelí Cúpula de Hierro. Las sirenas de alerta fueron activadas en varias ciudades.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) dijeron que reanudaron los ataques el viernes por la noche, apuntando a posiciones de militantes palestinos.

Este sábado, las autoridades israelíes informaron que habían detenido a 19 miembros de la YIP en operativos realizados en Cisjordania.

El enfrentamiento de las últimas horas es la mayor escalada de violencia desde el conflicto de mayo de 2021, que dejó más de 200 palestinos y una docena de israelíes muertos antes de que se acordara un alto el fuego.

Medios egipcios informaron que este país se ofreció a actuar como mediador para acercar a las partes.

«Amenaza inmediata»

En un discurso televisado, Lapid explicó que «Israel llevó a cabo una operación antiterrorista precisa contra una amenaza inmediata».

Entre los sitios atacados de las YIP estaba la Torre Palestina, uno de los edificios más altos en la ciudad de Gaza, el cual sufrió una fuerte explosión y una columna de humo.

Cuatro militantes de la YIP, incluido Tayseer Jabari, así como una niña de 5 años, se encontraban entre los muertos desde que comenzaron los ataques, según las autoridades sanitarias palestinas.

Otras 55 personas resultaron heridas.

Un portavoz militar israelí dijo que las FDI estaban «estimando que unos 15» militantes palestinos habían muerto.

La ministra del Interior Israelí, Ayelet Shaked, dijo: «No sabemos cómo se desarrollará esto, pero podría tomar tiempo… Esta podría ser una ronda larga y difícil del conflicto».

Hablando durante una visita a la capital iraní, Teherán, el secretario general de YIP, Ziyad al Nakhala, dijo que responderían «con fuerza a esta agresión».

«Habrá una lucha en la que nuestro pueblo ganará», continuó. «No hay líneas rojas para esta batalla… y Tel Aviv estará bajo los cohetes de la resistencia».

Mientras tanto, el grupo islamista Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, dijo que los militantes están «unidos» en la batalla y no se quedarán callados.

La detención de Bassem Saadi

El lunes por la noche, Israel detuvo a Bassem Saadi, quien es considerado el jefe de la YIP en Cisjordania.

Fue retenido en el área de Yenín como parte de una serie de operaciones tras una ola de ataques de árabes israelíes y palestinos que dejó 17 israelíes y dos ucranianos muertos.

Dos de los atacantes procedían del distrito de Yenín.

Después del arresto de Saadi, Israel intensificó las medidas de seguridad para las comunidades cercanas a su frontera con Gaza, advirtiendo que la YIP tenía la intención de atacar a civiles y soldados.

Los cierres de carreteras paralizaron pueblos y aldeas en el sur de Israel.

La YIP, que cuenta con el respaldo de Irán, tiene su sede en la ciudad siria de Damasco y es uno de los grupos militantes más fuertes en Gaza.

El grupo ha sido responsable de muchos ataques, incluidos disparos de cohetes y tiroteos contra Israel.

Israel y la YIP lucharon en un conflicto de cinco días en noviembre de 2019 tras matar Israel a un comandante palestino que, según el gobierno israelí, estaba planeando un ataque inminente.

La violencia dejó 34 palestinos muertos y 111 heridos, mientras que 63 israelíes fueron hospitalizados.

Israel dijo que 25 de los palestinos que murieron eran militantes, incluidos los que se preparaban para lanzar cohetes.