EXPOSICIÓN INMERSIVA MONET & FRIENDS, UN PASEO ENTRE LIRIOS ACUÁTICOS

Como los imaginó el pintor francés Claude Monet (1840-1926), uno de los creadores del Impresionismo, sus nenúfares –plantas acuáticas con flores– quedan suspendidas ante el espectador del siglo XXI, “creando el efecto del transcurrir de un día o el de las cuatro estaciones del año”, gracias a la tecnología SENSORY4.

La plaza del Monumento a la Madre se transformó en una gran galería, de mil 300 metros cuadrados, sobre cuyos muros, columnas, techo y piso se proyectan, en 36 pantallas, más de 3 mil imágenes en alta definición de las obras más emblemáticas de Monet y sus amigos impresionistas: Pierre-Auguste Renoir, Paul Cézanne, Edgar Degas, Camille Pissarro y Édouard Manet, entre otros, que integran la exposición inmersiva Monet & Friends, que ya está abierta al público.

En las seis pequeñas salas, con espejos y sin fondo, parecen flotar estos lirios rosados, ríos corriendo, bosques, cielos y paisajes creados por los pintores cuya propuesta, que estalló en el siglo XIX, permanece vigente.

 La idea es revalorar al Impresionismo como el gran motivador de la vorágine que generó un movimiento cultural tan extraordinario que no tuvo fronteras”, explica Bernardo Noval, director de Must Wanted Group, empresa que realiza para México esta experiencia multisensorial.

La música transporta al espectador por laberintos de imágenes, puentes y retratos que abren la imaginación.