EXIGEN LOCALIZAR A DESAPARECIDOS EN MICHOACÁN Y BLOQUEAN CARRETERA

Familiares de víctimas de desaparición y secuestro bloquearon la carretera Los Reyes-Zamora, en este municipio, para exigir el apoyo de las autoridades estatales y federales para localizar a sus seres queridos.

En cartulinas, los familiares de los desaparecidos lanzaron una alerta:

«¡Peligro!, en Michoacán desaparecen estudiantes y trabajadores», pues aseguran que los casos se han registrado en los municipios de Cotija, Villamar, Venustiano Carranza, Sahuayo, Jiquilpan, Briseñas y Pajacuarán, entre otros.

Todo inició con una manifestación de la familia de Kassandra Naomi Magaña Godínez y su novio Francisco José Higareda Mendoza, los dos estudiantes desaparecidos desde el domingo pasado en el municipio de Jiquilpan.

A la exigencia se sumaron parientes de otras personas desaparecidas de municipios aledaños, quienes decidieron bloquear el tramo carretero, entre ellos los de Rayan Franco Cárdenas, trabajador de la CFE, y de Luis Fernando González Cárdenas, empresario aguacatero, desaparecidos el pasado sábado.

Los manifestantes enfatizaron que tienen presentadas denuncias ante la fiscalía de Michoacán, pero las investigaciones están estancadas.

Al sentirse ignorados por las autoridades, algunos habitantes de la comunidad de J. Jesús Díaz Tzirio —cercana al sitio del bloqueo— tomaron un autobús de pasajeros que estaba varado y le prendieron fuego.

Ninguna autoridad había atendido a los familiares de las personas desaparecidas, por lo que advirtieron que permanecerá el bloqueo hasta que algún funcionario estatal o federal con capacidad de decisión los escuche. Para este viernes, está convocada otra manifestación en ese mismo sentido, pero en el municipio de Los Reyes, donde se prevé otro bloqueo en un tramo carretero.

El detonante para que las personas se manifestaran fue la desaparición de los dos estudiantes, así como del empleado de la CFE y del comercializador de aguacate.

El universal dio a conocer desde el pasado miércoles esos dos casos, ocurridos en la misma zona de Michoacán, colindante con Jalisco, en poco más de 24 horas.

Uno de los casos es el de Giovanni Barragán González, quien salió de su casa en un taxi el 3 de enero de 2021 rumbo a Arandas, Jalisco, y ya no regresó a su casa.

Desde entonces, su padre, José María Barragán Álvarez, ha iniciado una labor para dar con su paradero y ahora forma parte de un colectivo de búsqueda.

José María asegura que en esa zona los colectivos de búsqueda de personas desaparecidas calculan que hay cerca de 400 personas no localizadas en esa región Bajío de Michoacán.

Otro caso es el de Janeth María Méndez Reyes, esposa de un jornalero de las huertas de aguacate, y quien desapareció junto con 11 cortadores más desde 2018.