“DOCTOR STRANGE 2”: LLEGA LA LOCURA DEL MULTIVERSO

Inicia la cuenta regresiva para que el “Doctor Strange” emprenda un viaje a lo desconocido junto a nuevos aliados místicos, con quienes atravesará las alucinantes y peligrosas realidades alternativas del Multiverso para enfrentarse a un nuevo y misterioso adversario.

En entrevista, el actor Benedict Cumberbatch comparte la experiencia de asumir nuevamente el rol del “Hechicero Supremo”, en la cinta “Doctor Strange en el Multiverso de la Locura”, que llega a los cines de México en preestreno hoy 4 de mayo y oficialmente, el 5 de mayo.

—¿Qué es lo que te emociona al entrar de nuevo en el mundo de “Doctor Strange”?

—Hay muchas cosas que me emocionan… Es la segunda vez que protagonizo en solitario como tal. Lo hemos visto mucho en el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU por sus siglas en inglés), de hecho, recientemente en “Spider-Man: sin camino a casa”, pero creo que siempre es emocionante cuando sabes que vas a desafiar a un personaje y probar sus límites y ver cómo los desafíos lo van cambiando y en quién se transforma al final. Al mismo tiempo, es un medio para abordar la nueva fase, la más fantástica del MCU, esta cuarta fase del Multiverso.

—¿Puedes describir el tono de esta película?

—Estoy muy feliz de que tenga una especie de tono más oscuro. Francamente, la primera película también funcionó cuando piensas en la agitación que experimentó mi personaje en su vida y la puesta a prueba de su carácter, un hombre que está en la cima. Es muy arrogante, pero por una buena razón. Es un extraordinario neurocirujano que queda con las manos arruinadas tras un accidente automovilístico. Digo, mi personaje surge a partir de una situación bastante tenebrosa.

Pero esto sitúa las posibilidades de lo que podría salir mal para el personaje en otro nivel completamente diferente. Creo que es más interesante cuando un personaje se pone a prueba. Si piensas en las cosas en términos de luz y oscuridad, si piensas en las máscaras del teatro, la comedia y la tragedia, el conflicto entre esas dos cosas tiene un lado muy rico, identificable y universal de la vida. Así es la vida. Es este tipo de broma cósmica y cómica de la tragedia. Quiero decir que estas cosas existen juntas, así que espero que haya mucha diversión. Finalmente, tiene dos tonos muy separados: uno es muy oscuro, cargado al terror y el otro irreverente, sarcástico y divertido, y refleja en gran medida el personaje que ya conocemos.

—¿Cómo se encuentra “Strange” por primera vez con el Multiverso?

—El encuentro de “Strange” con el Multiverso es accidental en el sentido de que las grietas definitivamente se abren en “Spider-Man: sin camino a casa”. Lo que sucede es que descubre el Multiverso al encontrarse con esta adolescente, “América Chávez” (interpretada por Xochitl Gómez), que está siendo perseguida por un demonio, este monstruo con tentáculos, esta especie de pulpo gigantesco con un solo ojo. Entonces, su trabajo es protegerla.

Ella no sabe cómo controlar su poder, pero cada vez que el miedo la domina, se abre un portal a otro universo. Entonces, cada vez que es perseguida por algo que quiere su poder, eso es lo que sucede.

Así que pasamos por bastantes universos. Y, mientras tanto, esta relación entre los dos crece a partir del cinismo de ambos lados. Además, “Strange” no sabe quién es esta niña, si es un demonio, si es algo que no parece ser, cuál es su motivación y si se puede confiar en ella. Entonces, la relación y la confianza entre ellos se van construyendo.

Hay una verdadera amistad allí, una verdadera relación alumno-tutor, pero también una especie de relación paternal muy afectuosa. Por supuesto, siendo un héroe egoísta, está luchando en todos los universos por la respuesta. Puede que no sepa, pero el arma que amenza a todo el universo no necesariamente está en manos de otros, puede que sea él mismo la amenaza. Lo cierto es que este doctor es alguien que necesita confianza, amor y aliento.

—¿Cómo impacta en la historia la capacidad de “Doctor Strange” de viajar por el Multiverso?

—Es increíblemente emocionante ser el piloto de pruebas del Multiverso. Y no soy el único piloto de pruebas. Obviamente, los personajes han bailado con él antes, ya sea que se trate del reino cuántico de “Ant-Man” o cosas que sucedieron en “Avengers: Endgame”. Pero sí, parece que él es el tipo que nos está metiendo de lleno en el Multiverso.

Es realmente emocionante porque significa que simplemente comienzas a cuestionar todas las cosas que las películas de Marvel Studios hacen tan brillantemente: la forma en que aprovechan partes del espíritu de la época de lo que está sucediendo ahora en nuestras esferas culturales y políticas o cómo reflejan algo que es universal y cercano. Tienes este increíble cuadro de imaginación que provoca que nos preguntemos cuál es la condición humana y cuáles son los desafíos que todos enfrentamos, qué es la identidad, cómo ayudar y cuál podría ser la mejor versión de nosotros mismos.

—¿Cómo fue interpretar diferentes versiones de “Strange”?

—Es muy divertido. Literalmente tengo una escena con otra versión de mí mismo, una escena muy crucial cerca del final, donde nos encontramos con “Doctor Strange Siniestro”, como lo apodamos. Enfrentarse a eso y poder interpretar a ambos personajes es muy divertido y complicado a la vez.

—¿Qué te emociona que vean los fanáticos en términos del espectáculo y las imágenes?

—Janek Sirrs (el supervisor de efectos visuales) es un genio absoluto. Creo que algunos de los avances que la gente ha visto son simplemente exquisitos. Tienes viajes a través de muchos universos diferentes en un par de secuencias, que creo que van a ser realmente alucinantes y atraerán una audiencia renovada.

Lo que está en juego es real. Hay caos en la Tierra. Así que su trabajo se adapta bellamente. En el día a día, por supuesto, tienes que imaginar las cosas, ya sea que se trate de pantallas verdes o trozos de cinta, pero me encanta. Me encanta cómo se engrandece la imaginación de todos y cómo de alguna manera se las arreglan para aliarse conmigo como “Strange”, pensando en algo que tiene 20 pisos de altura acercándose a él, y lanzándole un autobús. Es magia. Al final, no sabes en qué película estuviste hasta que te sientas en el cine y la ves.

Tengo muchas ganas de vivir ese alboroto. Pero, en el día de trabajo, simplemente te lanzas a ello con imaginación y un sentido de juego infantil y dejas ir tu timidez porque es ridículo lo que estás tratando de hacer o lograr, o pretender hacer. Logran que se vea absolutamente genial en el producto final.

—¿Disfrutaste trabajar con Benedict Wong nuevamente?

—Creo que “Wong” y “Strange” tienen una gran asociación. Tienen una excelente sincronicidad, energía, sinergia y comprensión mutua. Benny Wong es simplemente un júbilo. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, incluso antes de que obtuviéramos estos roles. Entonces, todavía nos miramos de vez en cuando y decimos: ‘Amigo, aquí estamos en una película de Marvel haciendo nuestro trabajo’. Es muy emocionante, y siempre es agradable cuando tienes un amigo.

—¿Hay alguna escena que te emocione más para que la audiencia la vea en la pantalla grande?

—Estoy muy emocionado de que vean a los dos “Strange” juntos en la pantalla. Tienes a “Strange Siniestro” y a nuestro “Strange” como gato y ratón rastrándose entre sí, descubriendo quién es el otro y si se puede confiar en él… Todo lo que eso dispara y está presente a partir de ese momento. Fue algo muy importante, y creo que la pelea es una versión muy, muy nueva de lo que esa magia puede lograr.

Pero hay tantas escenas en esta película. El portal entre los universos, esas secuencias van a ser extraordinarias. La escena de la pizza en la que estoy con Xochitl y Benny -Benedict Wong- es una gran escena. Ella está intentando averiguar si puede confiar en nosotros, y nosotros estamos tratando de averiguar quién diablos es ella, qué pasa con ella que la hace necesitar protección y por qué esta persona la persigue.

—¿Cuál es la lección general para “Strange”?

—Creo que la lección para “Strange” es realmente cómo ser la mejor versión de ti mismo y la cantidad de humildad que se necesita. A menudo tienes que desviarte de tu propio camino, literalmente en el sentido de otra versión de “Strange”, para descubrir cuál es la mejor versión de ti. Y a menudo el problema no son las cosas con las cuales te obsesionas; no se trata necesariamente de la autoperfección. Puede ser algo externo que se relaciona con ayudar a alguien más en lugar de pensar que puedes hacerlo todo tú mismo.

La experiencia de trabajar con Sam Raimi

Al cuestionar a Cumberbatch, dos veces nominado al Oscar, su opinión tras trabajar en este filme con el director Sam Raimi -en la foto-, responde: “Es un ser humano encantador. Obviamente, su posición en esta industria y este género en particular es legendaria. Pero él toma todo eso tan a la ligera. Es un ser humano muy humilde, colaborativo, realmente solidario y generoso. Y tiene un gran sentido del humor. Es tu mejor primera audiencia. Él realmente te alienta a impulsar tus ideas y a lograrlas. Tiene el buen gusto de señalar lo que está bien y lo que está mal, según sea necesario”.