DELINCUENCIA INHIBE LA MIGRACIÓN; PROCESAMIENTO AGOBIA A PATRULLA FRONTERIZA

La presencia del Cártel del Noreste (CDN) en Tamaulipas ha inhibido el arribo de caravanas migrantes en parte de la frontera con Texas y aquellos que se aventuran a llegar solos son víctimas de la violencia que ejerce esta organización criminal, reconoció Greg Burwell, comandante adjunto de la Patrulla Fronteriza en el sector Laredo.

En entrevista para Grupo Imagen, reveló que, de acuerdo con los propios migrantes que han sido asegurados, los integrantes de este cártel llegan a cobrar hasta ocho mil dólares (160 mil pesos) por el derecho de paso rumbo a la frontera, que algunos pagan, sin imaginar lo que viene por delante.

“Ellos son muy violentos, son capaces de cualquier cosa; a los migrantes que cruzan los llevan muchas veces a casas que les dicen de seguridad, que no tendrían por qué llamarlas así, porque no tienen nada de seguro. Yo digo que son escondites y, después, comienzan a extorsionarlos o los convierten en mulas para llevar droga y realmente estamos hablando de algo que es trata humana, que ya no es contrabando”.

El sector Laredo de la patrulla fronteriza ha detenido, de octubre de 2021 a la fecha, a alrededor de 84 mil migrantes, en un 80% de origen mexicano. Una cifra similar a la registrada en el mismo año fiscal de 2020-2021, la mayoría de ellos mexicanos, pero también haitianos, venezolanos, guatemaltecos y hondureños que, bajo el Título 42 son regresados de inmediato al país por donde ingresaron.

El funcionario agregó que en este mismo tiempo han localizado a 51 personas muertas, 29 de ellas mexicanas, las demás centroamericanas y 13 permanecen sin identificar.

Los riesgos son latentes, pues, de lograr evadir a los miembros del CDN, los migrantes se enfrentan a condiciones extremas por las altas temperaturas que llegan hasta los 40 grados, falta de agua y alimentos, así como riesgos por lo agreste del camino y el cruce del Río Bravo.

“Peligro constante hay de todo y, de esas muertes, la mayoría ocurre en los ranchos, por deshidratación”, advirtió.

Para realizar la misión de contener la migración ilegal y rescatar a las personas, los cerca de dos mil elementos del sector Laredo hacen uso de vehículos todoterreno, lanchas de patrullaje, caballos para la zona de difícil acceso y, más recientemente, drones con mira nocturna, comentó el agente especial Raymond Rivera, responsable de maniobrar esta tecnología.

“En nuestro trabajo y en rescate, la tecnología, nada de esto lo teníamos hace 12 años cuando entré. Yo creo que hemos podido rescatar más personas, sobre todo ahora, en los tiempos de calores”, explicó.

Adicional al equipo para localizar a personas, se tienen dispuestas al menos 13 torres móviles de emergencia en los 217 kilómetros de este sector, que permiten a los migrantes solicitar ayuda por medio de un botón directo al 911 y, con el mismo GPS del teléfono de la persona, se puede coordinar el rescate vía aérea, en vehículo o a caballo. En estos ocho meses se han logrado seis mil intervenciones directas que permitieron salvar vidas.

La Patrulla Fronteriza, dependiente del Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos, reconoce que el fenómeno migrante desde Centroamérica se agravó a partir de 2017, teniendo un descenso con la pandemia, pero ahora ha regresado no sólo a los números previos al coronavirus, sino que sigue en aumento y representa un gran reto el contenerlo.

 Nosotros enfrentamos otro problema, porque gran parte de nuestros agentes están atendiendo el procesamiento de los extranjeros que nos mandan otros sectores, entre 500 y 600 al día.

“Mientras no se cambien las políticas y haya un mejor sistema, va a seguir aumentando. A nosotros nos agobia mucho, porque sabemos que eso quiere decir más muertos y más dificultades para las familias que vienen”, advirtió el comandante Burwell.