DAK PRESCOTT SE ANOTA HAZAÑA HISTÓRICA EN HUMILLACIÓN DE DALLAS A WASHINGTON

En una Semana 16 de ensueño para los Dallas Cowboys, aseguraron su pase a la postemporada y su título divisional sin tener que pisar el campo de juego, humillaron de la peor manera a su archirrival divisional, Washington Football Team, y se acomodaron nuevamente en el segundo lugar de la siembra de la NFC, muy cerca de la primera posición.

Como si eso no fuera suficiente, el quarterback Dak Prescott se anotó una hazaña histórica que nunca había sido lograda en la historia de la NFL.

De acuerdo a datos de ESPN Stats & Information, el quarterback de los Cowboys se convirtió en el primer pasador en lograr un envío de touchdown a un corredor, un ala cerrada, un receptor abierto y un liniero ofensivo en un mismo partido, en la historia de la NFL.

Prescott tuvo pases de anotación de 5 yardas para Ezekiel Elliott y 9 yardas para Dalton Schultz en el primer periodo; y de 1 yarda para Terence Steele y de 13 yardas para Amari Cooper, en el segundo cuarto.

En total, Prescott completó 28 de sus 39 intentos de pase para 330 yardas, y aunado a sus cuatro pases de anotación, no lanzó intercepción en los menos de tres cuartos de acción que jugó. Fue sacado del partido cuando Dallas lideraba a Washington cómodamente en la segunda mitad, reemplazado por Cooper Rush, quien también tuvo pase de touchdown.

En el mismo encuentro, el esquinero Trevon Diggs consiguió su intercepción N° 11 de la csmpaña, con las que lidera a la NFL. Con ello, el back defesnivo de Dallas se convirtió en el primer jugador con al menos 11 intercepciones en una temporada desde 1981, cuando lo consiguiera Everson Walls, también para los Cowboys.

Los Cowboys humillaron a Washington por marcador de 56-14, para elevar su registro a 11-4 en la campaña, y poniendo en serio peligro cualquier aspiración de playoffs de sus rivales divisionales, que ahora caen a un 6-9. Es el mayor total de puntos para los Cowboys en un partido de temporada regular en 41 años.

Washington fue campeón de la NFC Este el año pasado, con marca de apenas 7-9. Para Dallas, se trata de su primera corona divisional desde el 2018.