COVID-19 NO ES UN ‘ARMA BIOLÓGICA’, REVELA DOCUMENTO DE INTELIGENCIA DESCLASIFICADO

El Centro Nacional de Inteligencia de Estados Unidos (NIC) desclasificó este viernes un reporte sobre los posibles orígenes del Covid-19, desarrollado por un grupo de científicos y expertos de distintas agencias gubernamentales.

“Consideramos que el virus no se desarrolló como arma biológica”, sostiene el NIC en el primer párrafo del documento de 18 páginas.

El comité de inteligencia involucrado en la investigación también coincide en que los funcionarios gubernamentales de China “no tenían conocimiento previo del virus antes de que surgiera el brote inicial de Covid-19” en noviembre de 2019 en la ciudad de Wuhan.

“Seguimos siendo escépticos ante las acusaciones de que el SARS-CoV-2 es un arma biológica porque están respaldadas por afirmaciones científicamente inválidas”, señala el estudio, y recalca que sus defensores no tienen acceso directo al Instituto de Virología de Wuhan, por lo que las teorías sobre una conspiración son catalogadas como “desinformación”.

La Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos “sigue dividida” sobre si el virus tuvo su origen debido a una “exposición natural a un animal” o fue el resultado de un “incidente asociado a un laboratorio”.

En lo que todos los expertos coincidieron es en que no podrán proporcionar una explicación definitiva sobre su origen “a menos que nueva información les permita determinar la vía específica para el contacto natural inicial con un animal, o determinar que un laboratorio en Wuhan estaba manejando SARS-CoV-2 o un virus progenitor cercano antes de que surgiera Covid-19.

Te puede interesar | Coronavirus no salió de laboratorio, es de origen animal y surgió en diciembre de 2019 en Wuhan, concluyen China y la OMS

El estudio denuncia que “las acciones de Beijing han obstaculizado a la comunidad científica mundial y nuestra capacidad para determinar con seguridad cómo el virus infectó a los humanos por primera vez”.

“Estas acciones reflejan, en parte, la propia incertidumbre del gobierno de China sobre a dónde podría conducir una investigación, así como su frustración de que la comunidad internacional esté utilizando el tema para ejercer presión política sobre China”.

En febrero de este año un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destinado en China para investigar los orígenes del coronavirus concluyó que el SARS-CoV-2 es de origen animal y que “no hay evidencia” de que hubiera transmisión antes de su detección en diciembre de 2019 en Wuhan.

El equipo viajó a Wuhan, considerada como la ciudad epicentro de la pandemia, y, tras dos semanas de cuarentena, visitó lugares como el mercado mayorista de mariscos de Huanan, donde se produjo el primer grupo de infecciones conocido, así como el Instituto de Virología de Wuhan.

Según sus conclusiones, aún no es posible determinar cómo se introdujo el virus de la Covid-19 en el mercado de Huanan, pero aseguran que estaba ya circulando por otros puntos de la ciudad en esas fechas. En cualquier caso, los expertos han rechazado que se estuviera propagando por la ciudad china antes de finales de 2019.

A pesar de la incertidumbre que prevalece, el subdirector de la Comisión Nacional de Salud china, Zeng Yixin, rechazó en julio pasado los planes anunciados por la OMS para continuar la investigación del origen de la pandemia.

Consulta aquí el reporte de inteligencia desclasificado

Declassified Assessment on … by Aristegui Noticias