24 de abril de 2024
País / Mundo

CON LA MUERTE DE NAVALNY, PUTIN CONSOLIDA UNA NUEVA ERA DE DICTADURA RUSA

Entre los amigos y admiradores de Alexei Navalny hay una esperanza desgarradora de que su legado perdure. Navalny, de 47 años, era el Nelson Mandela ruso, un inspirador defensor de la libertad y la reforma que en 2021 prefirió el cautiverio estatal a una vida en el exilio. Carismático e infatigable, había investigado el régimen cleptocrático del presidente Vladimir Putin, había ridiculizado a sus corruptos e incompetentes apparatchiks y, a través de una red de activistas y periodistas independientes, había ofrecido a innumerables rusos una visión de un futuro cívico que trascendía al demagogo autoritario cuyo gobierno parece destinado a prolongarse durante una cuarta década. Su popularidad se extendió mucho más allá de las élites de mentalidad liberal de ciudades como Moscú y San Petersburgo.

Por ello, Navalny pereció en manos del Estado. Desaparecido en una oscura prisión del Ártico, el célebre disidente padeció mala salud durante meses y murió el viernes, según las autoridades rusas. Su esposa acusó a Putin de asesinato. El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo que lo ocurrido a Navalny era una prueba de “la brutalidad de Putin”.

La muerte de Navalny fue a la vez impactante y poco sorprendente. Se une a una larga y trágica historia de opositores al Kremlin tragados por el gulag, pero su mensaje era tan potente y sus habilidades como mensajero tan incomparables que era fácil imaginar que podría compartir la historia de Mandela de liberación final y victoria política. Pero no fue así.

Durante el fin de semana, los dolientes buscaron un significado a su pérdida. “Navalny soñaba con una Rusia libre”, escribió Michael McFaul, ex embajador de Estados Unidos en Rusia, en un artículo de opinión publicado en The Washington Post. “Dictadores bárbaros como Putin pueden matar hombres, pero no pueden matar ideas”.

“Incluso entre rejas, Navalny era una amenaza real para Putin, porque era la prueba viviente de que el coraje es posible, de que la verdad existe, de que Rusia podría ser un país diferente”, escribió Anne Applebaum, de The Atlantic.

Rusia, por ahora, es innegablemente el país de Putin. Al entrar en el tercer año de su guerra total en Ucrania, el presidente ruso ha resistido las sanciones internacionales, el aislamiento geopolítico de Occidente y la insurrección descarada de un destacado mercenario. El edificio de su poder permanece intacto, mientras que quienes lo amenazan se enfrentan a consecuencias aún más duras que en una fase anterior de su gobierno.

“Es tentador ver el aparente asesinato de Navalny, como han hecho algunos analistas estadounidenses, como un signo de debilidad por parte de Putin”, escribió Masha Gessen en el The New Yorker. “Pero la capacidad de un dictador para aniquilar lo que teme es una medida de su poder, como lo es su capacidad para elegir el momento de atacar. Putin parece sentirse optimista sobre su propio futuro”.

De hecho, Putin está a punto de asegurarse un nuevo mandato presidencial en una farsa de elecciones el mes que viene, en las que cualquier contrincante significativo ha sido descalificado. La oposición está acobardada, reprimida y dispersa; menos rusos están dispuestos a arriesgarse a salir a la calle que en años anteriores. Putin también tiene motivos para sonreír mirando la política hacia el oeste, mientras los legisladores republicanos de Estados Unidos ponen trabas a la nueva financiación estadounidense para Ucrania y los partidos simpatizantes de extrema derecha surgen en toda Europa.

“Putin se ha quedado solo”, dijo a mis colegas Andrei Kolesnikov, investigador del Carnegie Russia Eurasia Centers, con sede en Moscú. “Es el solus rex, el rey solitario. Nadie puede impedir que triunfe”.

Los analistas vieron un vínculo entre la muerte de Navalny y el asesinato en 2015 del destacado crítico de Putin Boris Nemtsov, que fue abatido a tiros mientras caminaba por un puente en Moscú. El asesinato de Nemtsov pareció acentuar un cambio en la naturaleza del gobierno de Putin; el déspota del Kremlin ya no podía contentarse con unas elecciones fraudulentas y un poder judicial que funcionara a su antojo. Nemtsov era un reconocido defensor de las reformas y un opositor a la toma de Crimea por parte de Rusia el año anterior, así como a su lanzamiento de una insurgencia prorrusa en el sureste de Ucrania.

“En los años transcurridos desde el asesinato de Nemtsov, Rusia se ha transformado -por utilizar el lenguaje de la ciencia política- de una dictadura del engaño a una dictadura del miedo y luego, tras la invasión de Ucrania en 2022, en una dictadura del terror, similar a la que ejerció un férreo control sobre la Unión Soviética durante gran parte del siglo XX”, escribió Alexander Baunov en el Financial Times.

El duelo público por Navalny es en sí mismo un acto arriesgado. Al menos 366 personas han sido detenidas en 36 ciudades de toda Rusia por mostrar sus simpatías, informaron el domingo mis colegas, citando a un grupo de vigilancia. Junto al puente donde fue asesinado Nemtsov, que se ha convertido en una especie de monumento no oficial, los vigilantes pro-régimen arrancaron flores y velas dejadas en vigilia por los partidarios de Navalny.

“La gente está constantemente muerta de miedo”, dijo a mi colega Francesca Ebel una joven de 24 años que se identificó como Yulia. “Esto es una dictadura en la que no puedes expresarte”.

Es difícil imaginar a alguien que movilice las concentraciones masivas que el propio Navalny organizó en años anteriores. “Las protestas callejeras sólo pueden funcionar si millones de personas se manifiestan”, declaró a mis colegas Gennady Gudkov, un alto político de la oposición rusa ahora exiliado en París. “Pero como la gente no está organizada y no tiene recursos, ni periódicos, ni líderes políticos, ni partidos, ni sindicatos, no hay nada”.

Este estado de cosas es a propósito, la conclusión del implacable apretón de puño de Putin. “En cierto modo, la muerte de Navalny marca la culminación de años de esfuerzos por parte del Estado ruso para eliminar todas las fuentes de oposición”, escribieron Andrei Soldatov e Irina Borogan en Foreign Affairs. “Durante más de dos décadas, Putin ha hecho del asesinato político una parte esencial de las herramientas del Kremlin”.

Y aun así Navalny ha dejado una huella indeleble. Millones de rusos acuden a sus aliados en el exilio en busca de noticias e información precisa sobre su país. En las redes sociales -un ámbito en el que Navalny fue a la vez pionero y rey- abundan los foros y debates sobre asuntos que, de otro modo, serían silenciados por el Estado. “Incluso ahora”, concluyen Soldatov y Borogan, “es improbable que las fuerzas que desató Navalny desaparezcan”.

Ishaan Tharoor es columnista de asuntos exteriores en The Washington Post, donde es autor del boletín y la columna Today’s WorldView. En 2021 ganó el premio Arthur Ross Media Award in Commentary de la Academia Americana de Diplomacia. Anteriormente fue redactor jefe y corresponsal de la revista Time, primero en Hong Kong y después en Nueva York.

Matehuala
Current weather
Humidity-
Wind direction-
Pressure-
Cloudiness-
-
-
Forecast
Rain chance-
-
-
Forecast
Rain chance-
-
-
Forecast
Rain chance-
-
-
Forecast
Rain chance-