ASTROS REGRESAN A LA SERIE MUNDIAL CON BARRIDA SOBRE YANKEES

Otra Serie Mundial para los Astros de Houston, un equipo incontenible que sabe ganar con un sinfín de recursos.

Yordan Álvarez y Alex Bregman contribuyeron los hits oportunos y los Astros sellaron una barrida de cuatro juegos sobre los Yankees en la serie de campeonato de la Liga Americana al imponerse el domingo 6-5 con la complicidad de otro fallo de la defensa de Nueva York.

Al capitalizar un costoso error del segunda base Gleyber Torres en un tiro, los Astros voltearon el marcador en el séptimo inning para encaminarse a su segundo banderín consecutivo del circuito y el cuarto en seis años.

En procura de su segundo campeonato de la Serie Mundial, los Astros serán anfitriones de los Filis de Filadelfia a partir del viernes. Houston repite en un Clásico de Otoño tras caer en seis juegos ante los Bravos de Atlanta el año pasado.

Los Filis derrotaron a San Diego a primera hora, llevándose la serie de la Liga Nacional en cinco duelos.

Fue la primera vez que ambos banderines se decidieron en el mismo día desde 1992. También fue la tercera vez en seis años que los Astros eliminaron a los Yankees en una serie por el campeonato de la liga.

Con una inmaculada foja de 7-0 esta postemporada, Houston tendrá otra oportunidad de consagrarse y echar tierra al escándalo por robo de señales que manchó el campeonato ganado en 2017, el único de la franquicia.

Y Dusty Baker, su mánager de 73 años, intentará una vez más conseguir el esquivo primer título de su carrera como estratega.

Con un nuevo formato para los playoffs que aumentó a 12 la cantidad de equipos, los Filis hicieron historia al convertirse en el primer club que acaba tercero en su división que alcanza la Serie Mundial.

Filadelfia tuvo marca de 87-75 durante la temporada regular, por detrás de Atlanta y los Mets de Nueva York en el Este de la Nacional. Los Astros, por su parte, quedaron primeros en el Oeste con una foja de 106-56.

«Es el mejor grupo que me ha tocado dirigir», dijo Baker en la celebración en el terreno.

Los Astros no se inmutaron la noche del domingo cuando se encontraron abajo dos veces remando contra la corriente en el Yankee Stadium.

Jeremy Peña, el novato que heredó la titularidad del campocorto tras la salida del astro Carlos Correa en la agencia libre, disparó un jonrón de tres carreras en el tercer inning ante el abridor de los Yankees Néstor Cortés – afectado por una dolencia en la ingle – para que Houston borrase un déficit inicial de 3-0.

Peña fue proclamado como el Jugador Más Valioso de la serie.

«Esto es un sueño, muchos muchachos sueñan con esto», dijo el dominicano de 25 años y cuyo padre Gerónimo fue un infielder en las mayores durante la década de los 90. «Me siento bendecido».

«Nunca lo vi así, de que yo estaba reemplazando a Correa. Fue una leyenda en Houston que me ayudó bastante», añadió.

Desesperados por prolongar su temporada, los Yankees atacaron en el primer inning tras un retraso de 84 minutos debido a un pronóstico de lluvia. Giancarlo Stanton conectó una línea de sencillo al jardín derecho que trajo una carrera y Torres produjo otra con un bombito hacia el central.

Nueva York puso fin a una sequía de 14 innings sin anotar. Rizzo añadió un doble remolcador con dos outs para aumentar la ventaja a 3-0 en el segundo.

Boone movió su alineación otra vez, con Harrison Bader como primer bate. Respondió con tres hits y anotando tres veces. Conectó un jonrón ante Héctor Neris – acreditado al final como el pitcher ganador – para su quinto jonrón de los playoffs, para poner arriba 5-4 a los Yankees en el sexto.

Pero no pudieron mantener la diferencia.

Peña bateó un rodado hacia Torres, todo presto para ejecutar un doble play que hubiera puesto fin al inning. Pero el tiro del segunda base venezolano fue demasiado desviado para que el torpedero Isiah Kiner-Falefa pudiera atraparlo.

Los Astros tenían dos hombres en circulación, y no perdonaron ante la oportunidad.

Álvarez remolcó la anotación del empate con un sencillo ante el siguiente lanzamiento del nicaragüense Jonathan Loáisiga, el pitcher derrotado. Y Bregman se encargó de establecer la ventaja definitiva con otro sencillo contra Clay Holmes.

«Somos un equipo que nunca se desespera», dijo Baker. «Perseveramos».

Fue el sexto error cometido por los Yankees esta postemporada. También lo pagaron caro en el tercer juego cuando Chas McCormick disparo un jonrón de dos carreras ante el as de los Yankees Gerrit Cole luego que Bader dejó caer un elevado fácil con dos outs cuando por poco chocó con su compañero Aaron Judge en la zona del jardín derecho-central.

Bryan Abreu, Rafael Montero y Ryan Pressly se encargaron de los tres últimos innings.

«Nos ganó un equipo superior», dijo Boone. «Ellos marcan la pauta en esta liga a la que nosotros aspiramos».

Pressly retiró a Judge para el último out cuando el toletero de los Yankees bateó un rodado hacia el montículo. Judge, quien fijó un récord de jonrones en la Liga Americana esta temporada, será agente libre y pudo haber jugado por última vez con Nueva York.

«Aún no he pensado en ello», dijo Judge sobre la inminente agencia libre. «Tendré tiempo de sobra para definirlo (el futuro)».