ASÍ ES EL VIDEOCLIP DE ‘SLOWMO’ DE CHANEL: SENSUALIDAD, LLUVIA Y MUCHO BAILE

Chanel continúa ultimando todos los detalles de su candidatura para Eurovisión 2022 el próximo 14 de mayo en la ciudad italiana de Turín. Por este motivo, la artista acaba de lanzar el videoclip de SlowMo para darle un nuevo impulso a su propuesta.

El vídeo empieza con un plano a contraluz de la artista, que empieza a interpretar el tema. Cuando por fin podemos verla, está junto a dos bailarinas vestidas con un traje de corte masculino, a las que luego se les unirá el resto del cuerpo de baile.

Esta localización se intercala con otra con un cierto aire retro en el que Chanel y sus bailarines bailan bajo la lluvia. «Ha sido muy guay. Fue muy duro porque han sido muchas horas de rodaje, muy exigente porque queríamos sacar lo mejor de nosotros. Pasamos mucho frío los bailarines y yo, pero muy contentos porque el resultado es muy bueno», ha explicado sobre el rodaje.

Además, Chanel se muestra de lo más feliz por tener su propio videoclip: «Ahora mismo me siento como una niña pequeña cuando veía los videoclips de gente como Shakira, Selena Quintanilla o JLo y pensaba ‘me gustaría estar ahí’ y ahora lo tengo mi propio videoclip y mi sueño se ha hecho realidad».

En cuanto a si este video es un adelanto de lo que veremos en Eurovisión, Chanel asegura que sus labios «están sellados», y no quiere adelantar ningún detalle de lo que tiene preparado. Lo que sí que asegura es que es una gran apuesta para el certamen: «SlowMo es una canción única, no hay una canción igual. Creo que hay muchas posibilidades de volver con muy buen puesto».

La polémica sobre la letra de ‘SlowMo’

Desde que se proclamó ganadora del Benidorm Fest, Chanel ha tenido que lidiar con un intenso debate entorno a la letra de SlowMo. La canción ha sido acusada de tener una una connotación negativa hacia la mujer, así como de fomentar prostitución a raíz de su referencia al ‘sugardadismo’.

Por su parte, Ignacio Elguero, director de Educación, Diversidad, Cultura e Internacional de RTVE, declaró que es un tema «lúdico-festivo que juega con la seducción entre personas”, sin más pretensión: «No le veo elementos que pudieran ser generadores de más controversia de la que ha provocado»

Un debate que llegó hasta el Observatorio de Igualdad, que finalmente decidió no pedir la modificación de la letra.