ARTE REIVINDICATIVO DE BANKSY ATERRIZA POR PRIMERA VEZ EN EL SUDESTE ASIÁTICO

Más de 150 obras, entre pinturas, murales, esculturas, vídeos e instalaciones, del reivindicativo grafitero británico Banksy aterrizan por primera vez en el Sudeste Asiático, gracias a una exposición inmersiva que se inaugura este miércoles en el Museo de Arte Contemporáneo (MOCA) de Bangkok.

Hasta el próximo 31 de diciembre, la exposición «The Art of Banksy: Without Limits» rinde tributo al enigmático y popular artista y ofrece a los visitantes un viaje por la obra y proceso creativo de Banksy, uno de los principales nombres del arte de protesta de la actualidad.

Entre los más de 150 trabajos que conforman la colección, adquirida a lo largo de los últimos siete años por el fundador de la muestra, el turco Kemal Gurkaynak, figuran obras emblemáticas como la «Niña con el globo» o «Lanzador de flores», así como algunas de sus creaciones más recientes, gran parte dedicada a los «problemas más urgentes» que golpean el mundo, como la crisis migratoria.

Banksy «es muy inteligente, me encanta su cerebro y la forma cómo piensa para tratar los problemas y desafíos que nos enfrentamos todos los días», dice a EFE Gurkaynak.

A través de diferentes instalaciones, los visitantes pueden acercarse de las principales problemáticas planteadas por el grafitero anónimo, quien a menudo aborda en sus creaciones temas como la globalización, el consumismo, la emergencia climática o los horrores de la guerra.

Asimismo, tienen la oportunidad de «adentrar la mente y conocer el proceso creativo» de Banksy gracias a la «habitación infinita», una grande sala espejada que ofrece un recorrido multisensorial por la trayectoria artística del británico.

«Él lleva su trabajo al nivel de los problemas de hoy, pero de una manera irónica y al mismo tiempo con diferentes enfoques, tratando de mostrarle a la gente cómo todo se corrompe», señala a EFE una de las comisarias de la exposición, Yasemin Demren.

La muestra también dedica un espacio especial a la Fundación Louise Michel, un barco financiado por Banksy que ofrece asistencia y rescate a los refugiados varados en el mar Mediterráneo en su periplo por huir de sus países devastados por la guerra, hambruna e inestabilidad social.

Banksy «comenzó a ganar dinero con su arte porque se hizo famoso y está usando el dinero» para apoyar las causas que defiende «y esos son los mensajes más importantes» de su obra, recalca la comisaria.