+488 105 2938 Martes 24 de Abril de 2018

VOLPI Y EL RELATO DE LA INMUNDICIA


Volpi y el

En octubre pasado, Eloy Urroz tuvo en sus manos el manuscrito de Una novela criminal, de Jorge Volpi. Comenzó a leer y no pudo soltarlo hasta terminar. Mil páginas. Un relato basado en el polémico encarcelamiento y liberación de Florence Cassez, que por momentos le parecía fantástico.

“Pero cada vez que le decía que algo le parecía exagerado, me respondía: ‘realmente así sucedió’”.

Tres años de investigación sobre el caso de la francesa que fue sentenciada en México a 60 años de prisión por secuestro y delincuencia organizada le daban a Volpi -actual coordinador de Difusión Cultural UNAM- la autoridad para sustentar lo escrito. En ese tiempo estudió a conciencia el expediente de entre 10 mil y 15 mil hojas -calcula Volpi sobre la investigación judicial.

El autor presentó a concurso una versión de aproximadamente 500 páginas de esta novela de no ficción -que Urroz describe como magna- y con la cual se hizo acreedor al Premio Alfaguara 2018, dotado con 175 mil dólares. En ella, deja a los lectores la decisión sobre la culpabilidad o inocencia de Cassez y de su ex pareja, Israel Vallarta, quienes en 2005, fueron encarcelados en México, ella durante durante siete años y él continúa preso, sin sentencia. El proceso de extradición de Cassez a su país -en 2013-, donde fue liberada, puso en jaque las relaciones diplomáticas entre México y París.

“Es una novela muy ambiciosa, política, de mucha violencia, ferozmente crítica de nuestro sistema de justicia, de la sociedad mexicana; una caja de pandora que va a destapar una cloaca”, asegura el escritor, perteneciente -como el premiado-, a la llamada Generación del Crack.

Se trata de la primera apuesta del autor de En busca de Klingsor de escribir una novela sin ficción, en la tradición que inauguró Truman Capote con A sangre fría (1966) y que en México abordó Vicente Leñero en Asesinato, dice Urroz.

“Es una novela, pero al mismo tiempo no lo es, porque no hay ficción y me consta”, destaca quien es amigo de Volpi desde hace más de 30 años.

“Para escribir esta obra, me contaba Jorge que leyó no sé cuántos volúmenes de documentos oficiales sobre el caso. Una historia así exigía cierto detalle, cierta minucia, aclaraciones sobre las declaraciones de los involucrados, porque es un documento fiel, que quiere ir a la médula, pero también quiere ir a la verdad al máximo. Es una novela de una transparencia feroz. México la va a leer y va a crear muchos salpullidos políticos a gran escala”, considera el escritor.

Una novela criminal se vincula con otros textos del autor, como Las Elegidas (Mapa de las lenguas), una novela sobre la trata y prostitución de mujeres en Tlaxcala. El cineasta mexicano David Pablos, quien estrenó en 2015 el filme Las elegidas, basado en la obra -que está escrita como un poema-, reconoce que fue un impacto enfrentarse a la narrativa de Volpi.

“Para mí fue muy sorprendente la manera en la que hablaba de un tema tan duro, tan sórdido y difícil; había una belleza profunda en el lenguaje, en la manera de escribir y retratar muchas de las situaciones más atroces en una especie de balanza: no porque el lenguaje fuera bello le restaba fuerza a los eventos dramáticos, sino que los potenciaba. En el arte en general me gusta cuando uno puede decir que algo es bello y terrible al mismo tiempo y eso definitivamente lo tenía obra de Volpi. Es un gran narrador”, comenta David Pablos.

Para Eloy Urroz, Una novela criminal -que Alfaguara editará próximamente- se inserta dentro de los postulados que la Generación del Crack lanzó hace 22 años, cuando surgió un grupo de escritores que abrió un nuevo horizonte literario en México: en 1996 Volpi publicó El temperamento melancólico; Erroz, Las rémoras; Ignacio Padilla, Si volviesen sus majestades y Ricardo Chávez Castañeda, El día del hurón.

“El Crack per se no apuesta por la denuncia, no es su posición escribir novelas para denunciar nada. Simplemente escribimos lo mejor que se pueda y sobre todo nos interesa la forma artística de la novela, si no, su vida es muy corta. Lo que más importa es la obra en sí misma, el estilo, la forma, la narración, el espíritu. Y si en segundo lugar es un texto de denuncia, está bien”.

Jorge Volpi probablemente es el escritor vivo más importante de México, concluye Eloy Urroz, quien aventura: “Es cuestión de tiempo, no sé cuánto, pero sólo es cuestión de esperar para que reciba el Premio Cervantes en España”.