UNA PANDEMIA ESPECTRAL; ANTOINE D’AGATA (1961)

Soledad, vacío, enfermedad, desesperación, vulnerabilidad, pero también compasión, amor y luz, “la eterna lucha por vencer la oscuridad y el miedo”. Estas son las sensaciones que el fotógrafo francés Antoine d’Agata (1961) quiso despertar a través de las mil 111 imágenes que conforman la exposición Virus, que se inaugura mañana en Patricia Conde Galería.

Es un mosaico integrado por una selección de las 13 mil fotografías que el artista de la lente tomó entre el 11 de marzo y el 11 de mayo de 2020, en salas de reanimación de hospitales, centros de refugiados y espacios públicos deshabitados en Francia durante los primeros meses de confinamiento.

Son evidencia de la vulnerabilidad humana durante la pandemia”, comenta en entrevista el miembro de la agencia Magnum Photos desde 2008, quien renunció a apoyarse en el código visual del fotorreportaje y utilizó una cámara térmica, ciega a los detalles y a los colores habituales de las cosas.

Me di cuenta que la pandemia de covid-19 era algo intangible e invisible y que debía encontrar formas diferentes de contarla, por eso decidí usar la cámara térmica. Más que seres específicos, se observa una especie de figuras mitológicas”, afirma D’Agata.

Las imágenes, en las que la capital francesa luce vacía y espectral, sólo transitada por figuras solitarias, resultan de la diferencia de temperatura de las cosas, explica: “amarillo, muy caliente, vivo; y negro, frío, muerto”.

Describe que el espacio público exterior sólo está habitado por vagabundos abandonados a su suerte y los espacios interiores son las salas de hospitales, con médicos, enfermos, aparatos y tubos. “El código de color se torna dramático, urgente, porque refleja la oposición definitiva de lo vivo y lo muerto”.

D’Agata destaca que ya tenía la experiencia del lenguaje de la cámara térmica y sabía lo que le podía aportar. “La usé en Hiroshima, en los atentados de París de 2015 y para captar iglesias y templos de varias religiones. En este tipo de foto no hay trabajo de posproducción. El lenguaje es inmediato y perfecto para la situación, es como dejar hablar a la realidad por sí sola”, indica.

El artista agrega que ahora trabaja en un libro que reúne imágenes capturadas durante tres años en cuatro cárceles de Oaxaca, que integra además 80 grabados y 400 textos realizados por los presos. Y uno más sobre Tijuana.

Con la curaduría de Laura González, Virus se inaugura mañana 2 de septiembre, a las 16:00 horas, en Patricia Conde Galería, donde estará en exhibición hasta el próximo 17 de diciembre.