TERMINA LITIGIO DE 17 AÑOS: LA CORTE DETERMINA QUE CHIVAS ES DE JORGE VERGARA

Después de 17 años de pelea, este miércoles la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) cerró un litigio que buscaba revertir la compra que hizo el empresario Jorge Vergara del club de futbol Chivas.

Sin mayor discusión, la Segunda Sala de la SCJN, rechazó el último recurso de Rodolfo Stettner Hernández y Daniel Higareda Magaña, promovieron en 2005 para devolver al club su carácter de Asociación Civil.

La pelea legal se remonta a 2002, cuando Vergara llegó a Chivas, entonces una asociación civil. Según Rodolfo Stettner Hernández y Daniel Higareda Magaña – los demandantes –a través de “sobornos” Vergara consiguió el apoyo de la mayoría de los asociados y se hizo del control del equipo.

Cuando Vergara compró el Club Deportivo Guadalajara cambió la razón social de una asociación civil a una sociedad anónima de capital variable.

En 2005, Rodolfo Stettner Hernández y Daniel Higareda Magaña, dos miembros de la asociación civil promovieron un amparo para tratar de anular la venta a Vergara, y que el club fuera devuelto a la asociación así como todos sus activos.

En 2009, ambos quejosos ganaron un amparo que ordenó cancelar el registro de la conversión de la A.C. en sociedad anónima en el Registro Público de la Propiedad de Jalisco, esto por falta de un documento rutinario que expide la Secretaría de Relaciones Exteriores.

De acuerdo con Stettner e Higareda, este amparo anulaba todos los posteriores a dichos registros, por lo que la A.C. debía “ser restituida en todo lo que de hecho y por derecho le pertenece y constituye su patrimonio”, esto es, recuperar el equipo de futbol. Pero este reclamo fue rechazado en múltiples sentencias entre 2011 y 2018.

Como último recurso, los demandantes promovieron en 2013 un incidente de inejecución de sentencia, el cual tardó casi seis años para resolverse, debido a conflictos al interior de los tribunales colegiados de Jalisco. En abril de 2018, el Segundo Tribunal Colegiado lo declaró improcedente pues los amparos ya habían sido cumplidos por el IMPI y el Registro Público de la Propiedad, y no había desacato.

Stettner e Higareda intentaron llevar el incidente a la Corte, que no tiene atribuciones para revisar una sentencia como la que dictó el tribunal colegiado y fue desechado por el entonces Presidente Luis María Aguilar, y que hoy fue confirmado por el ministro Alberto Pérez Dayán en la segunda sala.