SE AVECINA LA TORMENTA EN CHIVAS

La posible venta de Rodolfo Pizarro al Monterrey enardeció a la afición del Guadalajara.

Desde el pasado lunes, los seguidores rojiblancos se organizaron a través de las redes sociales para boicotear a la institución que dirige Jorge Vergara, pues consideran injusto que el mejor jugador que han tenido en los últimos años sea vendido.

La afición tenía conocimiento que la venta de Pizarro se encontraba avanzada al término del Clausura 2018, pero estaban en el entendido de que sería al extranjero y no a un equipo de la Liga MX. Instituciones como el Ajax y el PSV, de la Eredivisie de Holanda, le dieron seguimiento al jugador y se está a la espera de una oferta formal que sea buena económicamente. Cuando surgió el nombre de Rayados como el principal destino del tamaulipeco, la afición enloqueció.

Con frases en Twitter como “Pizarro no se vende”, “Los ídolos no se tocan” y “Pizarro no se va”, la afición comenzó a hacer cadenas para que la directiva no venda al jugador al Monterrey y comenzaron el boicot. Como primer medida, dejaron de seguir las cuentas oficiales de Chivas, del dueño Vergara, al CEO José Luis Higuera y de la plataforma Chivas TV; sin embargo, la que menos sufrió por ausencia de seguidores fue la cuenta oficial del club, que en el transcurso de 24 horas perdió a cerca de mil seguidores.

En lo que se organizaba la afición en la red social y buscaba que más seguidores se unieran, se dio un común denominador: insultos directos al dueño de la institución y a José Luis Higuera, además de peticiones para Amaury Vergara, a quien le pedían que convenciera a su padre de cambiar de opinión, sin embargo ningún mensaje fue contestado.

Algunos de los mensajes de rechazo de parte de la afición venían acompañados de imágenes, en las cuales se detallaba punto por punto las acciones a tomar para consumar el boicot. Entre éstos se incluía no renovar chivabonos ni suscripciones a Chivas TV, así como dejar de asistir al estadio a partir del siguiente torneo, además de no comprar productos oficiales del equipo.

De igual manera, como otra medida de presión, los seguidores rojiblancos comenzaron a mandar mensajes a los patrocinadores del Guadalajara, entre ellos a la cervecera y refresquera, a las que amagaban con consumir los productos de la competencia.

Por otro lado, hubo aficionados que no dejaron pasar la oportunidad de enviar mensajes al técnico Matías Almeyda, pidiéndole que se fuera de Chivas porque la directiva no merecía tenerlo como estratega, ya que en el último año no le habían dado refuerzos y que era mejor que tomara otro rumbo, uno en el que sí le dieran el material humano para seguir conquistando títulos.