RECUPERAN ARTE ROBADO EN FRANKENTHAL, ALEMANIA

El gobierno alemán llegó a un acuerdo extrajudicial para recuperar dos esculturas de bronce de la época nazi que fueron descubiertas en una redada policial en 2015, confirmó ayer un portavoz del Tribunal Regional de la ciudad de Frankenthal.

Las obras del escultor Josef Thorak (1889-1952), que representan a unos caballos de gran tamaño que decoraban la Cancillería de Berlín y que a Adolfo Hitler le gustaba contemplar desde su despacho, fueron encontradas en 2015 en Bad Dürkheim.

La policía descubrió las piezas junto con obras de los escultores Arno Breker (1900-1991) y Fritz Klimsch (1870-1960), también apreciadas por los nazis, en un depósito de un particular que fue acusado de traficar con bienes federales obtenidos de manera ilegal.

La República Federal de Alemania los reclamó alegando que habían pasado a ser de su propiedad tras la reunificación alemana, mientras que el empresario demandado aseguraba haberlos adquirido de manera legal.

Las piezas habían sido vistas por última vez en la extinta República Democrática Alemana antes de la caída del Muro de Berlín y los especialistas creían que se habían perdido.

Ambas partes llegaron a un acuerdo según el cual el hombre entregará los caballos a cambio de quedarse con el resto de las esculturas.

El Gobierno alemán anunció que pretende realizar una exposición con las piezas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =