POR QUÉ KATE SE HA TENIDO QUE DISCULPAR CON VARIAS NIÑITAS EN SUS ÚLTIMAS APARICIONES

Siempre sonriente y amable, la Duquesa de Cambridge -Kate Middleton- suele ser la fascinación de los niños que tienen la oportunidad de conocerla. Madre de tres hijos, Kate tiene un especial instinto maternal que le permite tener gran empatía con los más pequeños. Pero en sus últimas apariciones, algo ha hecho que la Duquesa tenga que pedir disculpas a algunas pequeñas. Como sucedió durante su aparición sorpresa en la Ark Open Farm en Newtownards de Irlanda del Norte. Al saber que sería un día en el que tendría contacto con los animales de la granja y que lo mejor sería estar cómoda, Kate llegó con un look muy casual, para la tristeza de algunas pequeñas que la ansiaban ver con todo y una tiara de princesa.

En un video capturado por Cool FM, se escucha a Kate preguntarle a dos niñas sobre lo que más les había gustado en la granja, mientras su madre responde: “Pienso que ellas creyeron que ibas a traer una tiara hoy”. Con muy buen humor, Kate simplemente se rio y respondió: “Ya sé, en verdad lo siento mucho”. Tratando de hacer sentir mejor a las niñas, Kate continuó: “George y Charlotte están muy tristes de no haber podido venir a conocerlos y ver esta granja tan genial”.

Y es que aunque Kate todavía no tenga el título de princesa -el cual recibirá cuando William se convierta el Príncipe de Gales-, para los niños pequeños suele ser lo más cercano a lo que han visto en los cuentos de hadas. De hecho, apenas la semana pasada, la Duquesa vivió una situación similar. Durante su visita a Mumbles con el Príncipe William, Kate tuvo la oportunidad de conocer a Annabel de 3 años. La niña estaba especialmente emocionada de conocer a una princesa de carne y hueso, porque es una amante de las películas de Disney con una especial debilidad por Cenicienta.

Cuando su madre Rhian explicó esto a la Duquesa, Kate rápidamente se disculpó con la pequeña: “En verdad siento no haber usado un vestido bonito hoy”. Tiernamente, la pequeñita le respondió: “Pensé que te ibas a ver como Cenicienta”. Por supuesto, Kate lucía muy estilosa con un vestido rojo y un abrigo azul, pero entendía que la niña tenía otro tipo de look en mente. Aunque Annabel no pudo ver un vestido como el de sus sueños, quedó tan encantada con la Duquesa que no dudó en darle un fuerte abrazo que Kate respondió emocionada.