+488 882 9100 Sábado 24 de Febrero de 2018

ORILLA VIOLENCIA BLINDAJE A ESTADOS


Orilla violencia

El Gobierno federal anunció un realineamiento de la estrategia de seguridad que inició con el envío de 5 mil elementos de la Policía Federal a las ciudades más violentas del país.

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, informó que los elementos civiles serán desplegados en Tijuana, Baja California; el corredor Los Cabos-La Paz; Baja California Sur; Ciudad Juárez, Chihuahua; Chilpancingo, Guerrero; Cancún, Quintana Roo; y, próximamente, Coatzacoalcos, en Veracruz.

El funcionario mencionó que también estarán presentes en dos ciudades de Jalisco, pero no detalló cuales son éstas.

“El despliegue tiene como objetivo estar en zonas urbanas, fundamentalmente, en puntos muy conflictivos del país, de alto nivel de violencia”, explicó al término de la Reunión Plenaria de senadores del PRI.

El exsecretario del Trabajo detalló que los operativos se concentrarán en lugares donde la Procuraduría General de la República (PGR) tiene pendientes de ejecutar algunas órdenes de aprehensión, por la comisión de delitos federales.

Advirtió que, en todos los casos, los federales actuarán en coordinación con las autoridades locales de cada entidad sin la participación del Ejército Mexicano ni de la Marina Armada de México.

“Se trata sólo de las capacidades civiles que tiene el Estado mexicano que son muchas”, dijo.

A 11 meses de que concluya la Administración, el secretario de Gobernación sostuvo que la estrategia de seguridad tiene como objetivo disminuir, en un corto plazo, los niveles de violencia en estas ciudades.

El encargado de la política interior adelantó que el Gobierno rendirá cuentas sobre los resultados de los operativos en los que, dijo, se probarán las capacidades de las fuerzas civiles.

“Estaremos dando informes permanentes del resultado. No es un tema de ver cuántos efectivos mandamos, sino de qué resultados se tienen y probar las capacidades que tiene la fuerza civil”, manifestó.

Navarrete Prida recordó que en estas acciones de seguridad no estarán involucrados integrantes de las fuerzas armadas.

“No están participando en este operativo y en este despliegue ni Ejército ni Marina. Las capacidades que tienen civiles, el Estado mexicano que, repito, son muchas”, aseveró.

‘No participan ni Ejército ni Marina

En el despliegue de fuerzas civiles del Estado mexicano no participa ni el Ejército mexicano ni la Marina, así lo aseguró el titular de la Segob.

“Son más de 5 mil efectivos de fuerzas civiles federales y tendrán que dar resultados positivos para la gente… No están participando en este operativo o despliegue ni Ejército mexicano ni Marina, sino las capacidades que tiene, civiles, el Estado mexicano y que son muchas”, dijo.

En dichos operativos “se llevan las órdenes de aprehensión que la Procuraduría General de la República (PGR) tiene pendientes de ejecutar en el orden federal y en coordinación con las autoridades locales, puntos específicos que se tienen que atender para disminuir en un corto plazo estos niveles de crecimiento de violencia”.

‘NO SE PUEDE NEGOCIAR LA JUSTICIA’

También afirmó que no se puede negociar la justicia en aras de obtener votos ya que eso daña al país y a su historia.

“No dejemos, más en esta trinchera, que alguien trate de confundirnos, de pretender ganar votos negociando la justicia o hacer justicia en aras de obtener votos. No daña solamente a un partido o a un gobierno, daña al país y daña su historia”, dijo.

Resaltó que “lo que está en juego más allá de los proyectos de nación, es el respeto a valores republicanos y a los que debemos hacer honor como mexicanos, dos de ellos fundamentales: el valor republicano de la democracia y el valor republicano de la justicia. La democracia es un asunto de votos y la justicia es un asunto de pruebas”.

Desde 2011, militares a las calles

En México se produjo un repunte de la violencia hace 11 años tras el lanzamiento de la llamada guerra contra el narcotráfico por parte del presidente Felipe Calderón (2006-2012), que hasta la fecha ha dejado al menos 150 mil muertes vinculadas al crimen organizado y más de 30 mil desaparecidos.

Este supuesto combate frontal al crimen organizado supuso la salida a las calles de los militares, donde han permanecido desde entonces efectuando tareas de seguridad pública.

En diciembre pasado, el presidente Enrique Peña Nieto promulgó la Ley de Seguridad Interior, que formaliza y establece los lineamientos para la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

El nuevo ordenamiento ha causado gran controversia. Mientras para algunos es una forma de regular el papel de los militares en actividades que llevan realizando una década, para otros perpetúa su presencia en las calles, donde han sido acusados de uso indebido de la fuerza y desapariciones forzadas.

‘No existen focos rojos’

Por otro lado, a pregunta expresa, Navarrete Prida consideró que no existen “focos rojos” frente a las elecciones del próximo 1 de julio. “Platicando con el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) no vemos focos rojos para una jornada electoral donde el Gobierno de México deberá garantizar también condiciones de expresión clara, transparente, libre, pacífica del voto de los mexicanos en 2018”.