OBAMA Y GEORGE BUSH EN HOMENAJE A MCCAIN MIENTRAS TRUMP JUEGA GOLF

Familiares y personalidades de la política, como los expresidentes de EU Barack Obama y George W. Bush, homenajearon este sábado al fallecido senador republicano John McCain, en un funeral en Washington en el que, pese a no estar presente, Donald Trump estuvo en el centro de atención.

“Los Estados Unidos de John McCain no necesitaban volver a ser grandes porque siempre fueron grandes”, aseveró entre lágrimas la hija de McCain, Meghan, en referencia al eslogan de la campaña de Trump.

Meghan McCain se refería posiblemente a que mientras McCain fue veterano en Vietnam, donde cayó prisionero y fue torturado, Trump se negó a servir en el ejército.

Millones de estadunidenses siguieron por televisión el funeral al que asistió gran parte de los hombres y mujeres de poder de EU, a excepción de Trump, quien se dirigió en cambio a uno de sus clubes de golf en Loudoun County, Virginia.

Según los medios, la ausencia de Trump se debe también al deseo expreso de McCain de mantenerlo alejado de su entierro.

Obama y Bush pronunciaron emotivos discursos en homenaje al que fuera rival de ambos en diversas contiendas electorales.

“El presidente Bush y yo estamos entre los pocos afortunados de haber competido contra John al nivel más alto de la política”, dijo Obama en su discurso en la Catedral Nacional de Washington.

Él entendió que algunos principios trascienden la política, que algunos valores trascienden los partidos. Es una política que pretende ser valiente y dura, pero que, de hecho, nace del miedo. John nos pidió que fuéramos más grandes que eso”. Manifestó Obama.

Por su parte, Bush calificó a McCain de ser un hombre “honorable, que siempre reconocía que sus contrincantes seguían siendo patriotas y seres humanos.

El expresidente señaló que McCain “detestaba sobre todo el abuso del poder, no podía soportar a los fanáticos y a los déspotas fanfarrones”.