MARIO VARGAS LLOSA, EN LOS ‘PAPELES DE PANDORA’ AL GESTIONAR SUS DERECHOS DE AUTOR A TRAVÉS DE UNA SOCIEDAD OFFSHORE

Nuevos y populares nombres se suman a la lista de rostros conocidos vinculados a los ‘Papeles de Pandora’, una macroinvestigación internacional llevada a cabo por periodistas de más de 100 países en la que han participado el diario ‘El País’ y ‘La Sexta’, y que ha destapado una larga lista de personalidades, políticos, artistas y deportistas que habrían utilizado paraísos fiscales para gestionar sus patrimonios a espaldas de Hacienda.

Así, después de conocer que Shakira, Pep Guardiola, Julio Iglesias o Miguel Bosé, entre otros, habrían creado sociedades en paraísos fiscales para disfrutar de una total opacidad en sus empresas, este martes ‘La Sexta’ ha desvelado el nombre de otro rostro muy querido de nuestro país, el de Mario Vargas Llosa, que al parecer habría gestionado sus derechos de autor tras recibir el Premio Nobel de Literatura en el año 2016 a través de una sociedad offshore.

Según desvelan los ‘Pandora Papers’, el novio de Isabel Preysler, afincado en nuestro país, habría creado una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas valorada en 1,1 millones de dólares. El nombre del peruano aparece vinculado a la sociedad Melek Investing INC, en la que consta como director y accionista, de acuerdo con la documentación obtenida dentro de la macroinvestigación periodística.

Así, según los Papeles de Pandora, dicha sociedad, registrada en Islas Vírgenes Británicas con una dirección de Lima, canalizó fondos procedentes de «derechos de autor recibidos por sus escritos». En varios documentos firmados por Vargas Llosa y fechados en el verano de 2015 – entre los que se encuentran los pasaportes peruano y español del novelista – se estipula, además, que también se gestionan en esa sociedad ingresos derivados de la venta de varias propiedades en Londres y en Madrid.

La incorporación de la sociedad se produjo en las mismas fechas en las que se confirmaba su ruptura con su mujer y madre de sus tres hijos, Patricia Llosa, y el inicio de la relación con Isabel Preysler. Una offshore que el Nobel ha reconocido que existió y que fue su propietario, pero que se liquidó en 2017 después de haber sido convenientemente declarada a Hacienda.