LA MATÉ PORQUE ESTRANGULÓ A LAS NIÑAS: ACUSADO DE ASESINAR ESPOSA E HIJAS

“¡Él es mi fortaleza! ¡Nos cuida a las chicas incondicionalmente! ¡Gracias, cariño, por hacerte cargo de todo este fin de semana! Te amo”, afirmó Shanann en su Facebook el pasado abril.

Cuando esta historia salió la luz, Chris Watts, un padre de 33 años, lloró en televisión pidiendo que encontraran a su esposa y sus dos hijas desaparecidas. Luego, los cuerpos de las menores aparecieron en tanques de petróleo, el de su esposa en una tumba y él fue acusado por homicidio en primer grado. Pero la truculenta historia dio un nuevo giro.

Según una declaración jurada que realizó después del arresto, transcrita por el agente de policía Matthew James, Watts afirmó que después de decirle a su esposa, Shanann Watts, que quería separarse, ella mató a las niñas,

Watts precisó que “mientras estaba en el dormitorio, miró a través del monitor para bebés que estaba en la mesa de noche de Shanann, y observó a Bella ‘tendida’ sobre la cama, azul y a Shanann estrangulando a Celeste”.

Por eso, “en un ataque de furia”, mató a su esposa en su casa en el pequeño pueblo de Frederick, Colorado. Luego, cargó los cuerpos en su camioneta y los llevó al campo. La declaración jurada dice que Watts le dijo a la policía dónde podían ser encontrados los restos.

Chris Watts comparece este martes ante el tribunal para ser procesado por nueve cargos en total, entre los que se cuentan asesinato en primer grado, terminación ilegal de un embarazo -su esposa tenía 15 semanas de embarazo- y alteración de cadáveres humanos.

Un caso con muchas vueltas

Según los medios locales, la pareja tuvo problemas financieros, incluida una declaración de bancarrota en 2015, y la señora Watts sospechó que su esposo estaba engañándola con una compañera de trabajo.

La semana pasada, el martes 14 de agosto, Chris Watts le dijo a los periodistas que su esposa había regresado de un viaje de negocios a Arizona en las primeras horas del lunes. Además, contó que habían tenido una “conversación emocional” sobre un tema no especificado hasta su partida al trabajo varias horas después.

Horas más tarde, Shanann no acudió a una importante reunión y tampoco contestó el teléfono. Una amiga cercana informó de su desaparición. Tampoco había rastro de las niñas.

De inmediato se puso en marcha una investigación policial del Departamento de Policía de Frederick, el Buró de Investigación de Colorado (CBI) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Los agentes repartieron fotografías de las desaparecidas, analizaron las publicaciones de redes sociales y escudriñaron la entrevista que Chris Watts concedió al canal local Denver7, afiliado a la cadena ABC.

En ella, notaron algo irregular: sus ojos evitaban mirar por mucho tiempo a la cámara y en su tono no se sentía la desesperación que cabe esperar en un hombre que no sabe dónde está su familia.