LA ECONOMÍA MEXICANA PERDERÁ FUERZA EN 2019, PREVÉ EL FMI

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador enfrentará una desaceleración económica en su primer año, pues el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó este lunes de 3% a 2.7% su pronóstico de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) nacional para 2019.

La nueva proyección es superior al crecimiento que tendría toda Latinoamérica para el periodo, de 2.6%.

El organismo señaló que el resultado de las negociaciones para el TLCAN 2.0 también tendrá incidencia en los pronósticos tanto del país como de América Latina.

La estimación del FMI está arriba de lo que calcula el futuro gobierno, que ve una expansión económica de 2.5% para 2019. Mientras que el gobierno actual calcula que la economía del país crecerá entre 2.5% y 3.5% para el próximo año.

Para 2018 el organismo dirigido por la francesa Christine Lagarde mantuvo sin cambios su pronóstico del PIB mexicano en 2.3%.

López Obrador ha sostenido reuniones con empresarios del país, quienes han recibido con optimismo los planes en el terreno económico.

Para las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que iniciaron hace ya casi un año, en agosto pasado, se prevé que sean reanudadas a nivel ministerial a finales de julio.

El viernes pasado, una comitiva de alto nivel encabezada por Mike Pompeo, secretario de Estado del gobierno de Donald Trump, se reunió tanto con el presidente de México actual, Enrique Peña Nieto, como con López Obrador. Pompeo y el canciller Videgaray coincidieron en la necesidad de un TLCAN más moderno. Obrador y su equipo entregaron una “propuesta de entendimiento” a los funcionarios estadounidenses que incluye como primer punto lo relacionado al pacto comercial.

El FMI revisó de 2% a 1.6% su previsión de crecimiento de la economía de América Latina y el Caribe para 2018.

El Fondo apuntó que esa reducción es reflejo de la necesidad de ajustes en Argentina, escenario de incertidumbres políticas en Brasil y las tensiones comerciales aún sin resolver entre México y Estados Unidos.

Argentina fue sacudida por una aguda crisis financiera en el primer semestre de este año que llevó al gobierno a recurrir al FMI para obtener un crédito de 50,000 millones de dólares.

Sin embargo, el país continúa con una elevada inflación y una tasa básica de interés de 40%, una de las más elevadas del mundo.

En el caso de Brasil, se señaló que las perspectivas de crecimiento son “poco inspiradoras”.

“La economía tiene un desempeño por debajo de su potencial, la deuda pública es alta y en aumento, y, aún más importante, las perspectivas de crecimiento de medio plazo permanecen poco inspiradoras”, apuntó el FMI.

Para 2018, el FMI espera en Brasil un crecimiento de 1.8%; un recorte de medio punto porcentual respecto a lo estimado en abril.

El FMI apuntó que la expectativa en Venezuela deberá rebajarse aún ante la caída del volumen de producción de petróleo. Sin embargo, el organismo aún no divulgó los números de ese país cuya economía está dañada por la hiperinflación.

La proyección para las dos principales economías del mundo -Estados Unidos y China- se mantuvo sin cambios para este año pese a la guerra comercial que las enfrenta.

Para el FMI el crecimiento de los países desarrollados se ubicará en 2.4% (-0.1 punto porcentual) en 2018, con Estados Unidos a la cabeza (+2.9%), gracias al impulso de la rebaja de impuestos implementada a fines de 2017.