JOAQUÍN SABINA EVOLUCIONA FAVORABLEMENTE EN LA UCI, SEDADO Y DE BUEN HUMOR CON LAS VISITAS

El último parte médico de Joaquín Sabina deja buenas noticias, según ha podido saber laSexta. El cantante ha sido sometido a un nuevo TAC durante la tarde de este jueves y el resultado ha sido positivo.

El artista tendrá que pasar varios días en la UCI, donde está sedado y recibiendo con buen humor a las visitas. La sensación allí es que no se prevé que puedan surgir complicaciones que empeoren su estado.

Lo primero que hizo, «pedir un cigarrito»

Una muestra del buen humor de Sabina nos la ha mostrado Benjamín Prado en Más Vale Tarde. El escritor y amigo de Joaquín Sabina ha explicado cómo se encuentra el cantante. «Hay buenas noticias, hubo un concierto de Sabina y Serrat y Serrat salió ileso», ha bromeado el escritor antes de asegurar que Sabina está bien: «Tiene una triple fractura en el hombro y le han extraído un hematoma, pero está bien».

Han sido su mujer e hijas quienes han visto por primera vez al cantante tras la intervención, según ha explicado Prado. «Lo primero que ha hecho al despertarse de una operación ha sido pedir un cigarrito: «‘Yo quiero fumar’, ha dicho».

Susto en el Wizink Center

Todo ocurrió cuando Sabina y Serrat llevaban tan solo media hora de actuación en el Wizink Center de Madrid. Fue entonces cuando el artista cayó en el foso de seguridad que separa el escenario de la primera fila de asistentes, como se puede ver en el vídeo, cedido por una de las asistentes al evento (@Fernanditaboop).

«El concierto iba muy bien, estaba en plena forma. En algún momento perdió el pie y se cayó. El escenario estaba completamente a oscuras y algún foco le cegó mientras estaba manteniendo una conversación con los espectadores», explica el presentador de laSexta Noche Iñaki López, presente en el concierto.

«Se cayó desde una distancia de unos dos metros. Es cierto que la caída había podido ser una cosa seria y la gente estaba preocupada. Se hizo un silencio espectacular en un Wizink Center repleto», ha añadido López.

Tras ser atendido por los sanitarios, y pasados unos minutos, Sabina regresó al escenario. Lo hizo en silla de ruedas y acompañado por su compañero Joan Manuel Serrat para anunciar la cancelación del concierto y su aplazamiento al 22 de mayo.