INGRESA CONVENTO PIONERO DE TLAXCALA A LA LISTA DE PATRIMONIO MUNDIAL DE LA UNESCO

El Conjunto Conventual Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de la Asunción de Tlaxcala forman parte de la lista del Patrimonio Mundial, después de que su ingreso fue aprobado ayer por la Unesco en la sesión 44, celebrada de manera virtual desde la ciudad de Fuzhou, China.

Sin embargo, no se trata de un reconocimiento independiente, sino que el gobierno mexicano propuso que el sitio fuera agregado como extensión al bien en serie, reconocido desde diciembre de 1994, bajo la declaratoria “Primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl”, apunta la Secretaría de Cultura federal en una tarjeta informativa.

 En aquella ocasión fueron inscritos 14 conventos, 11 ubicados en Morelos y tres en Puebla. No tenemos información de por qué no se consideró el de Tlaxcala. Pero ahora con este ingreso, el número 15, más bien se sella este conjunto. Nos comprometimos a no volver a inscribir más extensiones de este bien”, comentó ayer Luz de Lourdes Herbert.

La directora de Patrimonio Mundial del INAH admitió, en rueda de prensa virtual, que la Unesco aprobó esta candidatura con una serie de recomendaciones que, de no cumplirse antes del 1 de febrero de 2022, se pone en riesgo la declaratoria.

 Una de las recomendaciones es que se amplíe el área de amortiguamiento para que se pueda considerar el atrio bajo; cuya superficie aledaña actualmente está ocupada por la Plaza de Toros y otros predios particulares. Hay que hacer una propuesta para ver cómo la vamos a proteger. Una de las peticiones que ya fueron atendidas fue la instalación eléctrica, se cambió la del interior, que estaba en riesgo.

 Creo que la inscripción de Tlaxcala detona que exista un plan de manejo integral de los 15 conventos, da cabida a los programas de conservación y a un programa de manejo de riesgos que no existía. Estamos creando una unidad de gestión, una figura de gobernanza para trabajar en los impactos negativos. Que confluyan las acciones que se hagan en Morelos, Puebla y Tlaxcala. Es un mismo bien”, agregó.

Francisco Vidargas, subdirector de Patrimonio Mundial, detalló que los 14 conventos mencionados fueron afectados por los sismos de 2017. “Se tramitaron fondos de emergencia ante la Unesco. Dos recibieron este apoyo, Tochimilco y Yacapitztla. Ellos están conscientes de que los dañó un evento natural, no han pedido informes ni emprenderán misión reactiva por los daños. Esta extensión permitirá un trabajo entre las autoridades de los tres estados para restaurarlos”.

Por su parte, el director del INAH, Diego Prieto, consideró que “con esta inscripción se enriquece este patrimonio que comprende los primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl. Era fundamental agregar este conjunto conventual franciscano, el primero que se erige en el valle de Puebla-Tlaxcala.”.

Desde Tlaxcala, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto, destacó que se han invertido 18 millones de pesos para la puesta en valor de este conjunto conventual, de los cuales 11 millones han sido aportados por el gobierno federal, y siete millones por el estatal.

 Es el único expediente que mandamos. Hay años que se envían tres o cuatro candidaturas; pero queríamos que no hubiera otro bien que pudiera quitarle preponderancia a este trabajo”, confesó.

El Conjunto Conventual de Nuestra Señora de la Asunción “es un monumento histórico que destaca por sus ornamentos arquitectónicos únicos, como su torre exenta o su alfarje de estilo mudéjar”, destacaron las autoridades.

De acuerdo con fuentes históricas, la actividad constructiva en el emplazamiento franciscano inició entre 1525 y 1527; ésta fue la primera diócesis de México, en 1525, y en esta catedral se encuentra la primera pila bautismal, el primer púlpito y los primeros mártires de América, precisaron.

El próximo 10 de agosto se colocará en el sitio una placa anunciando el reconocimiento.

AUMENTA LA LISTA DE PATRIMONIO MUNDIAL

El observatorio solar de Chankillo en la costa de Perú, cuna preincaica de la astronomía en América, un parque nacional de Tailandia y unas reliquias del Imperio Romano en Rumania fueron declaradas ayer Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco.

La decisión fue tomada en durante la 44ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial que se celebra de manera virtual desde Fuzhou, China, y combina las candidaturas de este año y de 2020, aplazadas a raíz de la pandemia de covid-19.

El organismo internacional reconoció al Sitio Roberto Burle Marx, en Río de Janeiro, Brasil, y las enigmáticas momias de Chinchorro, en Chile, consideradas las más antiguas del mundo.

Por sus atributos naturales, la Unesco inscribió a la isla de Amami-Oshima, la isla de Tokunoshima, el norte de la isla de Okinawa y la isla de Iriomote, en Japón; Getbol, planicies intermareales de Corea; el complejo forestal de Kaeng Krachan, en Tailandia, y los bosques pluviales y zonas húmedas de la Cólquida, en Georgia. El Tell de Arslantepe, en Turquía; la extensión de la Línea de Defensa de Ámsterdam,en Holanda y las Colonias de Beneficencia en Bélgica y Holanda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 3 =