HALLAN PIRÁMIDE DE 37 METROS DE LARGO Y JUEGO DE PELOTA EN SELVA YUCATECA

La selva que cubre la zona arqueológica de X’baatún, ubicada en el parque ecoturístico de Oxhuatz de Mérida, Yucatán, guarda con celo una pirámide de 37 metros de alto, un juego de pelota, un cenote y varias estructuras descubiertas por científicos de México y España.

En las excavaciones más recientes, se descubrieron nuevas estructuras y restos de cerámica pertenecientes al periodo de 500 a 300 antes de Cristo hasta el 900 a 1000 d.C.

La investigadora Carmen Varela Torrecilla, de la Universidad Europea del Atlántico, en Santander, España, quien es coordinadora del proyecto en conjunto con colegas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México, informó que seguirán los trabajos «hasta devolver el esplendor al sitio».

En octubre próximo, investigadores realizarán nuevos trabajos de excavación para llegar más a fondo de esta zona, la cual buscan rescatar porque «pensamos fue un satélite de Izamal, para devolver el esplendor a la zona arqueológica de X’baatún. Queremos que los habitantes del municipio Tekal de Venegas se sientan orgullosos de su localidad», agregó Varela Torrecilla.

La doctora en Arqueología reveló que hubo cambios en el plan original de trabajo, al descubrir que las estructuras no tenían las características de las halladas en otros sitios.

La pirámide pasó de 24 a 37 metros; es muy alta y su base muy estrecha», apuntó.

Para Varela, X’baatún es una pequeña ciudad con tesoros prehispánicos en la que destaca el complejo pirámide-cenote, «que desde el punto de vista ideológico da sacralidad al espacio que tenían los mayas».

Trabajo conjunto México-España

El valor del proyecto radica, según la experta, en el trabajo conjunto entre los Gobiernos de México y España. «Creemos en las alianzas para impulsar el desarrollo cultural de este país», manifestó.

• Añadió que para el próximo año, el Gobierno español invertirá recursos para obtener un mapa líder de la zona arqueológica de X’baatún y se utilizará la tecnología de dron para tomar fotografías a través de rayos láser en toda la superficie, con el objetivo de obtener un plano topográfico de todas las estructuras».

Varela también hizo un llamado a las autoridades de Yucatán a que intervengan en el sitio «porque están saqueando el tesoro prehispánico que se encuentra en el parque de Oxhuatz».

Además, hay un problema mayor: las vacas de un rancho cercano pasan para ir a beber agua al cenote y destrozan las estructuras.

En otra zona se puede apreciar el desmonte ilegal en una de las plataformas prehispánicas, y en otro cuerpo de agua lo contaminan con heces, explicó.

• Para evitar esos problemas, se pedirá apoyo a la Secretaría de Turismo para obtener un plan de manejo y dar importancia al parque ecoturístico y rescatar la zona arqueológica.

«Eso redundará en trabajo para los habitantes de Dzoncauich y Tekal de Venegas», localidades aledañas a la zona arqueológica, sostuvo.